Brasil: documental “Aquí estamos, no estamos extintos”, de los indígenas Tupinambá

Extremo sur del estado de Bahía, nordeste de Brasil, región de intenso conflicto por las tierras indígenas, ahí se encuentra el pueblo indígena Tupinambá. Este pueblo fue el primero en hacer frente a la invasión portuguesa en Brasil en el año 1500. Un pueblo de grandes guerreros que emplean formas organizativas que implican tácticas y estrategias de guerra desde su cosmovisión. Desde el año 2004 han comenzado un proceso por la recuperación de sus tierras.

El órgano gubernamental Fundación Nacional del Indio (FUNAI) reconoció en sus estudios que los Tupinambá poseen tradicionalmente una superficie de más de 47 mil hectáreas, pero el gobierno aún no ha firmado la demarcación de este territorio. De acuerdo con el actual jefe indígena Babau Tupinamba, este pueblo fue considerado como comunista por su forma de vida colectiva y hasta llegaron a ser considerados extintos.

Al obtener sólo el silencio como respuesta del gobierno, los indígenas Tupinambá han recuperado una buena parte de su territorio. Uno de los pocos pueblos indígenas en Brasil que se han atrevido a iniciar un proceso de autodemarcación de sus límites y a ocupar al mismo tiempo. Retomaron haciendas que estaban en manos de terratenientes, recuperaron los nacimientos de agua y casas abandonadas. Sólo en la comunidad de Serra do Padeiro, cerca de 70 haciendas fueron retomadas.

El documental “Aquí estamos, no estamos extintos”, creado por los periodistas independientes Santiago Navarro F y Renata Bessi, es la segunda parte de la investigación sobre la recuperación de tierras del pueblo Tupinambá. La primera parte llamada; Indígenas Tupinambá recuperan tierras bajo una guerra de baja intensidad, y este documental, recogen la experiencia de este pueblo que hasta el día de hoy  sostienen su lucha con firmeza y autonomía.  Reconocido por el Jurado Internacional de XII Festival de Cine y Video de los Pueblos Indígenas, en la categoría Proceso socio-organizativo de los Pueblos Indígenas, del año 2015.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *