Brasil: Juegos Olímpicos, laboratorio de la ley antiterrorista

Por Renata Bessi y Santiago Navarro F

En las últimas semanas previas al inicio de los Juegos Olímpicos en Rio de Janeiro, Brasil, la Policía Federal de este país detuvo a 12 personas en diferentes estados por sospechas de tener vínculos con el Estado Islámico, en una operación llamada Hashtag. Fueron las primeras detenciones en Brasil relacionadas con la ley antiterrorista, aprobada en marzo de este año 2016 por la entonces presidenta de Brasil, Dilma Rousseff.

Las detenciones fueron anunciadas en una conferencia de prensa el día 21 de julio, por el ministro de justicia, Alexandre Moraes. De acuerdo con el ministro, los sospechosos preparaban contra las olimpiadas. La ejecución de las detenciones utilizó como elementos comentarios en redes sociales y mensajes de texto para justificar supuestos “actos preparatorios” para los atentados. Los servicios de inteligencia de Brasil fueron alertados sobre las comunicaciones de los acusados por el FBI, la Agencia Federal de Investigaciones en Estados Unidos.

A pesar de que el tema recibió una amplia divulgación por la prensa nacional e internacional, la poca información presentada por el gobierno brasileño para justificar un posible acto terrorista esta llena de contradicciones y justificaciones sin sustento.

En conferencia de prensa, por ejemplo, el ministro anuncio que el líder del supuesto grupo había sido identificado. El día siguiente, 22 de junio, el procurador de la Republica, Rafael Brum Miron, responsable por la operación, afirmó que no existe ningún nivel jerárquico entre los miembros del supuesto grupo, además que no es posible afirmar que las personas extranjeras con quien ellos tenían contacto pertenecen al Estado Islámico o que tengan cualquier tipo de ascendencia sobre los sospechosos. El propio ministro admitió que “las personas detenidas no se conocían entre ellos y que accionaban como novatos”.

Conforme a las propias declaraciones del gobierno, no existe nada articulado entre las supuestas personas envueltas, ni una organización, ni un local especifico para realizar los atentados y ni una estrategia de seguridad. Las detenciones solo se basaron en un intercambio de opiniones e informaciones en redes sociales sobre el Estado Islámico.

La esposa de uno de los detenidos explica cual es la relación que su marido tienen con la cultura árabe y con el Islam. “Los únicos grupos que el tenía en el WhatsApp era sobre la cultura Árabe, porque el imparte clases por youtube y responde a dudas por mensaje”, señala para un medio local Larissa Rodrigues, esposa del mecánico Victor Barbosa Magalhaes, de 23 años, uno de los 12 presos.

Para el sociólogo y profesor de Relaciones Internacionales de la Pontífice Universidad Católica de Sao Paulo, Reginaldo Nasser, existe una serie de situaciones mal explicadas. “¿Cómo un terrorista pretende comprar armas por internet y planear un atentado por skype o telegram. Las informaciones no son coherentes. Son difíciles de entender los motivos de las acusaciones. No se puede fundamentar que alguien es terrorista solo por un comentario”, añade el profesor. Además, “las acciones terroristas, aun cuando no parecen, surgen y son planeadas por una organización”.

Manifestacion contra el aumento del pasaje copia

Ley antiterrorista, una exigencia del sistema financiero

Las 12 detenciones fueron posibles gracias a la aprobación de la Ley Antiterrorista, en marzo de este año 2016. La ley fue aprobada por la entonces presidenta Dilma Rousseff por la exigencia de su ministro de economía. “Parece improbable, pero la aprobación de la ley responde a las recomendaciones de las instituciones financieras internacionales”, explica el profesor.

 Brasil es miembro del Grupo de Acción Financiera contra el Lavado de Dinero y el Financiamiento del Terrorismo (GAFI) cuya función, de acuerdo con la definición descrita en sus informes, es “establecer patrones y promover la efectiva implementación de medidas legales, regulatorias y operativas para combatir el lavado de dinero, y el financiamiento del terrorismo, además de otras amenazas a la integridad del sistema financiero internacional relacionadas con esos crímenes. En colaboración con otros actores internacionales, el GAFI también trabaja para identificar vulnerabilidades nacionales con el objetivo de proteger el sistema financiero internacional”.

El grupo fue creado en 1989 por el llamado G7 (grupo formado por Estados Unidos, Japón, Alemania, Reino Unido, Francia, Italia, Canadá y Rusia) y tenia como objetivo combatir el crimen transnacional, afirma Nasser. “A inicios de los años 2000, justamente cuando los Estados Unidos iniciaron la represión contra lo que consideraban terrorismo, después de los ataques a las torres gemelas, el GAFI adicionó al terrorismo a su pauta”.

De acuerdo con el documento “Recomendaciones del GAFI –Patrones Internacionales del Combate al Lavado de Dinero y el Financiamiento del Terrorismo”, del año 2012, los países miembros deberían criminalizar el financiamiento del terrorismo y los actos terroristas, pero también el financiamiento de las organizaciones terroristas y de terroristas individuales, aún con la ausencia de relaciones especificas con actos terroristas.

Las recomendaciones fueron adoptadas por lo menos por 180 países, siendo reconocidas universalmente como el patrón internacional de combate al financiamiento del terrorismo, ya en el año 2013. “Las medidas establecidas en los patrones del GAFI deberán ser implementadas por todos los miembros del GAFI y de los grupos regionales, y su implementación será rigurosamente evaluada por medio de procesos de evaluación del Fondo Monetario Internacional (FMI) y del Banco Mundial (BM)”, recomienda el documento del GAFI del año 2012.

“La aprobación de las leyes nacionales paso a ser una condicionante de los órganos financieros internacionales. Tener credencial para los prestamos y las inversiones es tener esta ley aprobada”, señala Nasser.

El Informe de Evaluación Mutua sobre Prevención de Lavado de Dinero y el Combate al Financiamiento del Terrorismo”, del año 2010, sustenta que Brasil había desarrollado una estrategia coherente de combate al financiamiento del terrorismo, que “permitió hacer una progresión sistemática para mejorar la implementación de sus medidas de combate” a estos flujos de financiamiento.

Una estrategia importante, afirma el documento, es la creación de la Ley que criminalice el financiamiento del terrorismo. En este momento proyectos de “leyes antiterroristas” ya estaban en tramitación en el congreso brasileño.  

 Lea aquí la Ley aprobada a finales de 2016

 “La aprobación de este tipo de leyes ya se ha difundido en todo el mundo. Ellas son muy semejantes a pesar de tener particularidades en cada país. No estamos hablando solamente de países de Latinoamérica, pero también de grandes potencias como China y Rusia”, sostiene el profesor.

Economía política del terror

 Fue creada una economía política del terrorismo, afirma Nasser. “Se exageran las amenazas y también se crean amenazas. La cuestión de seguridad esta vinculada con cuestiones económicas –Estados Unidos posee 500 mil personas empleadas para combatir el terrorismo, por ejemplo- y con el proyecto de gobierno para la sociedad”.

Nasser agrega que el terrorismo es una construcción y asegura que el numero de muertes por ataques terroristas aumentó justamente cuando mas se publicitó y se combatió el terrorismo. “En el año 2002, año en que los Estados Unidos comenzaron la guerra de combate al terrorismo, murieron 2000 mil personas por ataques terroristas en el mundo. En el año 2015, el numero oficial de muertos fue de 38 mil”.

Francia es uno de los países que posee una de las leyes antiterroristas mas rígidas de Europa y es también el lugar donde más se registran actos terroristas. “Hay algo errado en esto. No existe lugar en el mundo donde se haya aprobado las leyes antiterroristas y que hayan acabado con el terrorismo”.

De acuerdo con el investigador, existen intereses que van más allá de los gobiernos. “Hay un régimen internacional y existen ciertas estructuras que rebasan a los gobiernos que dicen respeto a las corporaciones, al ambiente de negocios, inversiones, expulsión de personas de los diversos espacios y territorios. Hoy ya no solo podemos ver hacia los Estados nacionales. La llamada globalización se realiza en los llamados espacios urbanos, donde existen flujos de ideas, personas, dinero. Y los espacios urbanos cada vez son más semejantes. Egipto y Brasil son muy diferentes, pero el Cairo y Sao Paulo son más semejantes. Las corporaciones no ven para los Estados nación, ven hacia las realidades concretas donde actúan. Por eso se homogenizan estas acciones en todo mundo”.

Israel es el país que mas exporta para todo el mundo sus servicios de seguridad, armas, tecnología de vigilancia y control cotidiano de flujo de recursos, ideas y personas. “La acción de Israel contra los Palestinos es un gran laboratorio. Y hoy hay una gran difusión internacional de estos modos de acción y, para eso, es necesario tener una legislación en cada país que legitime su implementación”.

EUA entrena brasileños

El gobierno brasileño trabajó en estricta colaboración con lo servicios policiacos y de inteligencia de los EUA para identificar amenazas terroristas durante las olimpiadas. Las autoridades norteamericanas también entrenaron unidades antiterroristas brasileñas para hacer frente a posibles ataques químicos, nucleares y biológicos.

De acuerdo con el sitio oficial del Gobierno Federal sobre los Juegos Olímpicos 2016, los brasileños recibieron entrenamiento de la Oficina de Asistencia Antiterrorista de la Secretaria de Seguridad Diplomática del Departamento de Estado de los EUA.

No por casualidad, las detenciones de los 12 sospechosos de posibles actos terroristas fueron elogiadas oficialmente por el gobierno de los Estados Unidos. El porta-voz del Departamento de Estado, John Kirby, elogió el trabajo que permitió la detención de los sospechosos y dijo que el gobierno americano acompañará las investigaciones.

Otros objetivos

 En Brasil, las medidas del combate al terrorismo tomadas por el gobierno se intensificaron con los grandes eventos deportivos, la Copa Mundial de Futbol en el año 2014 y con las Olimpiadas de este año 2016. “Estos son momentos que justifican una serie de medidas drásticas. Existen estudios en diversos países donde ocurrieron estos grandes eventos que demostraron que avanzaron proyectos conservadores que ya estaban en gestación. Es un momento de laboratorio de medidas”, explica el investigador.

Hay una onda de políticas conservadoras para implementar reformas estructurales en todo el mundo, que vienen generando como reacción manifestaciones y descontento social. En Brasil las manifestaciones masivas vienen aconteciendo desde junio del año 2013, cuando se detonaron actos contra el aumento del costo del transporte publico en varias capitales brasileñas. Toda la creación del ambiente de terror por parte de las autoridades no es coincidencia.

Si en una situación hipotética, un policía tira una bomba sobre una persona durante una manifestación, y esta persona se defiende y lanza la bomba hacia otro lugar incendiándolo, esta situación puede ser considerado un acto terrorista. “La Ley Antiterrorista tiene como objetivo criminalizar a los que no son terroristas. El terrorismo es un caballo de Troya, hay otras cuestiones que vienen con el”, agrega Nasser.

Otra situación que prevé la Ley, por ejemplo, es que una persona que tuvo contacto con otra persona que haya cometido un crimen cibernético caracterizado como un acto terrorista, aunque no haya hecho nada, esta persona será implicada por haber tenido contacto con un terrorista. ·Es asustador. Eso vulnera cualquier forma de manifestación”.

El ministro de justicia en declaraciones oficiales dijo que “detuve (a los 12 acusados) para disuadir para que otros no lo hicieran (se refirió a acciones terroristas)”.

“Prisión o la posibilidad de muerte no disuade a ningún terrorista. La muerte para un terrorista es algo simbólico. Un terrorista quiere emitir un mensaje para alguien. Es decir, la muerte es transformada en un mensaje. No importa quien, el objetivo es inmovilizar por el temor. Si la persona es disuadida es porque no es terrorista. (Prisión o muerte) disuade personas que no son terroristas, que se quedan con miedo de las implicaciones de cualquier tipo de manifestación”, dijo el profesor.

Otras amenazas mayores

 En Brasil no existe registro de muertes por terrorismo, aunque las estadísticas indican 56 mil homicidios por año. “El terrorismo existe y el Estado Islámico es terrorista. Lo que queremos alertar es que en Brasil existen otras amenazas mucho mayores. Solamente en junio del año 2016, 16 personas fueron asesinadas por día en Rio de Janeiro, sin contar el hambre, las pésimas condiciones de vida de la población”, sostuvo Nasser.

“En Brasil se esta creando todo un ambiente antiterrorista, para dar un mensaje al mundo de que estamos cuidando del terrorismo, que Brasil es seguro, y que la ley esta funcionando, y por lo tanto es apto para recibir inversiones internacionales. Ellos crean las amenazas y ya tienen los medios para combatirlas. Pero sobre las armas de asalto, morteros y bazucas, que circulan libremente en Rio de Janeiro, hay un completo silencio de las autoridades”, finaliza el investigador.

Fotos por Santiago Navarro F

Publicado en Americas Program

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *