Los sospechosos del asesinato de Berta Cáceres recibieron entrenamiento en Estados Unidos

Una nueva investigación realizada por el periódico The Guardian reveló que documentos judiciales filtrados muestan que el asesinato de la activista ambiental de Honduras Berta Cáceres, ocurrido hace casi un año, fue planeado por miembros de inteligencia militar hondureña entrenados por las fuerzas especiales de Estados Unidos.

La investigación de The Guardian, publicada este 28 de febrero del 2017, revela que al menos dos hombres que fueron arrestados en relación con el asesinato de Cáceres, Mariano Díaz y Douglas Giovanny Bustillo, tuvieron entrenamiento militar en Estados Unidos. Aunque los funcionarios han negado la participación del Estado en el asesinato del activista, y minimizado la detención del oficial de servicio Maj Mariano Díaz, que fue rápidamente despedido del ejército, esta investigación denuncia lo contrario.

Los registros militares de los detenidos y los documentos judiciales vistos por el Guardian revelan que:

  • Díaz, un veterano de las fuerzas especiales decoradas, fue nombrado jefe de inteligencia del ejército (hondureño) en 2015, y en el momento del asesinato estaba en proceso su ascenso a teniente coronel.
  • El otro sospechoso, el teniente Douglas Giovanny Bustillo, se unió al ejército el mismo día que Díaz; Ellos sirvieron juntos en el mismo periodo y los fiscales dicen que permanecieron en contacto después de que Bustillo se retiró en 2008.
  • Díaz y Bustillo recibieron entrenamiento militar en los Estados Unidos.
  • Un tercer sospechoso, el sargento Henry Javier Hernández, fue un ex-francotirador de las fuerzas especiales, que había trabajado bajo el mando directo de Díaz. Los fiscales creen que también pudo haber trabajado como informante de inteligencia militar después de abandonar el ejército en 2013.
  • Los documentos de la corte también incluyen los registros de mensajes de teléfonos móviles que los fiscales creen que contienen referencias codificadas al asesinato.

A parte de estos detenidos, también cinco civiles sin antecedentes militares conocidos han sido arrestados. Entre ellos están Sergio Rodríguez, gerente de la presa hidroeléctrica Agua Zarca financiada internacionalmente, a la que Cáceres se había opuesto. El presidente de la compañía, Roberto David Castillo Mejía, es un ex oficial de inteligencia militar, y su secretario, Roberto Pacheco Reyes, es ex ministro de Justicia. La empresa que esta a cargo del proyecto Desarrollos Energéticos SA (Desa), contrató al ex teniente Bustillo como jefe de seguridad entre 2013 y 2015.

El 2 de marzo de este año 2017 se cumple un año del asesinato de Bertha Cáceres y su caso sigue en la impunidad. Mientras tanto, miembros del Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (COPHIN), organización fundada por Cáceres, han llamado a una jornada para recordar, no la muerte, sino la vida de la activista ambiental.

Ver también Intervención de Estados Unidos en México y Centroamérica

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *