sábado, septiembre 19, 2020
Inicio Pueblos Originarios 40% de los activistas ambientales asesinados en 2016 son indígenas

40% de los activistas ambientales asesinados en 2016 son indígenas

-

Por Sare Frabes

Por lo menos 200 activistas ambientales fueron asesinados el año de 2016 y casi el 40% de ellos eran indígenas. Las informaciones son del último informe de la Organización Global Witness titulado ‘Defender la Tierra’. Las tierras que “han habitado por generaciones están siendo robadas por empresas, terratenientes o actores estatales”, dice el informe.

La minería es la industria más sangrienta, con al menos 33 asesinatos vinculados al sector. Los asesinatos vinculados a las empresas madereras aumentaron de 15 a 23 en un año, mientras que hubo 23 asesinatos relacionados con proyectos de agronegocios, esto implica soja, caña, eucalipto, palma africana, maíz transgénico, piña, etc. “Cuatro activistas ambientales fueron asesinados cada semana durante el año 2016 por proteger sus tierras y el entorno natural de industrias como la minería, la tala y la agroindustrial”, apunta el informe.

De los 200 asesinatos registrados, Brasil apuntala con 49 de ellos, siguiéndole Colombia con 37. Aunque por las dimensiones de estos países y la poca cobertura de los medios de comunicación y las organizaciones no gubernamentales, hay regiones, así como en México, donde los asesinatos no son registrados en relación a los activistas ambientales, por el contrario, son considerados asesinatos comunes. En la mayoría de ellos por no reivindicarse como activistas ambientales, ya que son pueblo indígenas los que defienden su forma de vida, su territorio y sus costumbres.

 

Para la Organización Global Witness, nunca fue más letal tomar una posición contra las empresas que roban tierras y destruyen el medio ambiente que este año 2016. Esta organización toma como ejemplo la historia de Jakeline Romero, de Colombia, quien se opone al poder de las multinacionales, de los paramilitares e incluso de sus propios gobiernos en los países más peligrosos del mundo para ser una persona defensora.

“Ha enfrentado amenazas e intimidaciones durante años por manifestarse en contra de los impactos devastadores de El Cerrejón, la mina a cielo abierto más grande de América Latina. El proyecto, operado por una entidad local, es propiedad de Glencore, BHP Billiton y Anglo-American, empresas que cotizan en la bolsa de Londres, y ha sido señalado como culpable de la escasez de agua y de desplazamientos masivos”, dice el informe.

2017

El número de asesinatos y persecución continua aumentado en este año 2017. En México el año comenzaba con el asesinato de Isidro Baldenegro López, indígena Rarámuri (tarahumara) defensor de los bosques y de los derechos de los pueblos originarios.

En este mismo año también fueron asesinados, en la comunidad de Tuxpan de Bolaños, en Jalisco, los hermanos Agustín y Miguel Vázquez Torres. Los indígenas que defendían su territorio fueron asesinados por el grupo criminal el Cartel de Jalisco. En esta región se han construido pro lo menos 3 presas hidroeléctricas: Presa El Mortero concluida en Mezquitic; Presa La Soledad concluida en Huejuquilla el alto; Construcción de la presa de almacenamiento Aguamilpa (segunda etapa) en el Municipio de Mezquitic.

Mientras que el día 13 de julio de este año 2017, en el estado de Bahía, en Brasil, un militante del Movimiento de Pequeños Agricultores (MPA) también era asesinado. El campesino quilombola, José Raimundo Mota de Souza, así como la mayoría de asesinatos en este país, fue perpetrado por asesinos a sueldo de los latifundistas, dueños de grandes extensiones de tierras destinadas a la agroindustria. El militante del MPA era promotor de Agroecología y defensor de la soberanía alimentaría.

“Mientras en los países desarrollados son felices con sus automóviles y sus nuevas mercancías, estas empresas vienen despojando, desplazando y asesinando a los pueblos indígenas y campesinos de Latinoamérica. La lista de asesinatos de activistas ambientales sigue aumentando para poder instalar sus proyectos. Estos proyectos están manchados de sangre”, dice para Avispa Midia la activista y radialista hondureña, Zulema Cruz, quien sostiene un lucha incansable para denunciar el despojo que esta causando la empresa Iberdrola y Gamesa con la instalación de sus parques eólicos en honduras. Desde el año 2012 el parque eólico de Cerro de Hula, es considerado el más grande de Centroamérica, con un total de 102 MW de potencia.

Muerte: táctica de despojo

El asesinato es sólo una de las tácticas utilizadas para silenciar a las personas defensoras de la tierra y del medio ambiente, también se incluyen amenazas de muerte, arrestos, agresiones sexuales y ataques legales agresivos, dice el informe.

El Istmo de Tehuantepec en México es el más claro ejemplo. Se han instalados más de 20 parque eólicos en tierras comunales, los métodos son el engaño, la compra de autoridades y en el peor de los casos, el uso de la propia policía o grupos de sicarios que contratan las empresas. Aquí en esta región tienen inversiones las empresas: Iberdrola, Gamesa y Acciona de España, Vestas de Dinamarca, Clipper y Walmart de los Estados Unidos, así como Coca cola, Heyneken, la francesa EDF, la italiana ENEL, la australiana Fondo de Infraestructura MacQuaire, la holandesa PGGM, la japonesa Mitsubishi, Gas Natural Fenosa, Preneal, EYRA-ACS y las mexicanas Peñoles, Grupomar, Cemex y Grupo Salinas, entre otras.

El 13 de julio de este año 2017, 15 indígenas zapotecos fueron detenidos por los elementos estatales de seguridad de Oaxaca a petición de la empresa Eléctrica de Francia (EDF). Los indígenas mantenían una protesta frente las instalaciones de la subestación del parque Bií Hioxo ubicado en el tramo carretero de Juchitán a Unión Hidalgo

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -
- Advertisment -

MÁS RECIENTE

El jefe indígena Raoni Metuktire, de 90 años, es hospitalizado con...

0
“La COVID-19 se está extendiendo rápidamente dentro de la reserva de Capoto / Jarina, donde miles de pueblos indígenas están en riesgo de...