';
side-area-logo
Brasil: Rio de Janeiro se tornó sede de un modelo de militarización tras las Olimpiadas
Spread the love

Por Renata Bessi

Este mes de agosto se cumple un año ya desde la realización del mayor evento deportista del mundo, los juegos Olímpicos, realizados en el Rio de Janeiro, Brasil. Este país sudamericano fue el primer país de la región que ha figurado como sede de este mega evento y el segundo en Latinoamérica, el primero fue México en 1968. Un año después, la metrópolis brasileña vive el auge de las consecuencias de tales juegos. El estado del Rio de Janeiro decretó un Estado de calamidad pública por crisis financiera lo que provocó un caos en sectores fundamentales como la salud y educación. En consecuencia la ciudad fue totalmente militarizada.

“Hoy Rio vive la pesadilla y la resaca surgidos de aquel sueño de querer ser la sede de los Juegos Olímpicos. Desde antes de que los últimos atletas dejaran la ciudad, llenos de sonrisas y medallas, la población ya sufría las consecuencias de este evento privado y lucrativo. Los impactos han sido desastrosos y duraderos para la población de la ciudad. A la población le toca pagar la cuenta de esta fiesta cara que fue realizada para una elite pudiente. Desde entonces Rio de Janeiro se torno sede de un modelo global de militarización”, sostiene Sandra Quintela, coordinadora del Instituto de Políticas Alternativas para el Cono Sur (PACS).

Habitantes del complejo de Alemão escuchan a funcionarios y elementos de seguridad del estado de Rio de Janeiro. En la reunión las comunidades demandaron la salida inmediata de las unidades de policía pacificadora de sus comunidades. Foto: Aldo Santiago

El Instituto, que hace parte del Comité Popular de la Copa y de las Olimpiadas, lanzó a fines de julio de este años 2017 un dossier sobre el legado dejado por los juegos después de un año. Una de las principales consecuencias es el empeoramiento de la deuda del Estado. En 17 años (recordando que en Rio en los últimos 10 años se han realizado 3 mega-eventos deportivos: Los juegos panamericanos, en 2007; La Copa del Mundo, en 2014; además las Olimpiadas) la deuda del Estado creció 5 veces, de acuerdo con el dossier. En 1999, era de R$ 22,8bilhões ( 7.3 billones de dólares) , en marzo de 2017, era de R$ 108,61 bilhões (34 billones de dólares) , datos de la Secretaria de Estado de la Hacienda.

No hay un valor oficial de cuanto fue el costo de las Olimpiada, afirma Quintela. “La falta de transparencia de los gastos es lo que ha marcado este evento”. Pero según los cálculos que ha realizado el medio brasileño Folha de Sao Pualo, tomando como base distintas cifras, el costo de las Olimpiadas fue de aproximadamente que R$42,8 bilhões (13.4 billones de dólares), que incluyen las responsabilidades de los tres niveles de gobierno (municipal, estatal y federal) y del Comité Organizador de las Olimpiadas. El Estado solventó la inversión en los Juegos Olímpicos por medio de deuda, que pesan cada vez más en el presupuesto del municipio y del estado, quienes han recurrido a más deuda para pagar las deudas anteriores.

Un ejemplo, señala Julia Bustamante, economista y master de planeamiento urbano y regional, es el préstamo del año 2010 con el Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES por sus siglas en portugués) para la construcción de 4 líneas del Trasporte Rápido de Autobús (Bus Rapid Transport BRT) –fueron invertidos cerca de $5.4 bilhões (1.6 billones de dólares)-, cuyas amortizaciones (pago anticipado de cuota de la deuda) se doblaron con relación al año pasado, llegaron a R$ 647 millones (206 millones de dólares. Entre el año 2011 y 2016, fueron pagados R$ 868 (276 millones de dólares) para la deuda, cerca de 25% de lo que será el gasto entre los años 2017 y 2020: R$3,3 bilhões (1.05 billones de dólares) es una cadena de endeudamiento sin fin. En el año 2017, nuevos prestamos fueron realizados por el municipio de Rio de Janeiro con el banco del gobierno federal Caixa Económica Federal, uno de estos prestamos esta visualizado para que parte de la deuda sea amortizada por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), cuando se refiera a la amortización Para las finanzas y la economía, se habla de amortización no es otra cosa que la distribución un valor o un costo en determinado período de tiempo, a menudo con el propósito de reducir el impacto del mismo en la economía general.

“Mientras tanto, el presupuesto para el año 2017 para educación deporte se redujo 9% en relación al año 2016 en términos reales”, afirma la economista.

Hospitales y puestos de salud se encuentran cerrados mientras que otros han comenzado a disminuir su servicio médicos. Varias escuelas estatales también han dejado han dejado a un sinnúmero de estudiantes sin clases. Trabajadores públicos están sin recibir sus salarios atrasados. La Universidad del Estado de Rio de Janeiro (UERJ) es otro foco de la crisis, donde se han reducido las clases para alumnos de posgraduación.

“Es decir, es una crisis generalizada que ha causado desempleo y que ha provocado la falta en el servicio en sectores públicos como la educación, alimentación y diversos otros tipos de servicios básicos. El hecho es que la población la población pobre ya venia resintiendo esta situación mucho antes de estos megaeventos realizados por el gobierno. Pero ahora esta población se le suma la ausencia de otros derechos como la salud y la educación”, afirma Gisele Martins, comunicadora popular e integrante de la Comisión de Defensa de los Derechos Humanos y Ciudadanía de la Asamblea Legislativa del Estado de Rio de Janeiro.

Acto de denuncia de la violencia policial brasileña realizado por las Madres de Mayo en la favela de Manguinhos, norte de Rio de Janeiro. En el piso yacen rostros de jóvenes negros ejecutados por la policía de São Paulo. Foto: Aldo Santiago

En resumen, “es una mercantilización de la ciudad; lo que deja esta administración publica es, la verdad, una subordinación del Estado a la lógica del mercado”, sostiene Bustamante.

El despojo

Con los preparativos de la Copa y las Olimpiadas en Rio de Janeiro se han dado los mayores procesos de reubicación y expulsión de la historia. Desde el año 2009, cuando la ciudad fue escogida para ser sede de las Olimpiadas, más de 77 mil personas fueron forzadas a dejar sus hogares, según cálculos hechos por el Comité Popular de la Copa y las Olimpiadas de Rio de Janeiro. Tan solo en el año 2016, la policía asesinó a 960 personas; hubo la remodelación y privatización de barrios enteros – como la región del puerto; también la persecución de millares de vendedores ambulantes.

Una mujer observa los rostros de los estudiantes de la normal rural de Ayotzinapa, Guerrero, desaparecidos por el Estado mexicano en 2015. Las imágenes cuelgan de la reja que impide el paso a la Aldea Marakaná, espacio político-cultural de comunidades indígenas en Rio de Janeiro. Foto: Aldo Santiago

“La promoción de estos eventos profundiza y acelera una reorganización de la ciudad que busca garantizar una ciudad como mercancía, un producto que se desea vender y no tanto por las relaciones sociales que se trazan en este espacio ciudad. Son solo medios por los cuales se legitima un modelo urbano centrado exactamente en un patrón de desarrollo que beneficia la especulación inmobiliaria y a una clase pudiente, que tienen el deseo de separarse de lo que ellos llaman, una clase peligrosa, por medio de la segregación espacial y la privatización de la vida en el espacio publico”, agrega Quintela.

Militarización

Estos megaeventos convirtieron a Rio de Janeiro en una vitrina internacional al mismo tempo que aumentaron las contradicciones socioeconómicas ya existentes. “Al reforzar un modelo de desarrollo desigual en la ciudad, los juegos olímpicos intensificaron practicas de represión por parte del Estado. La Copa y las Olimpiadas funcionaron, claro, pero como mecanismo de sistematización y de intensificación de los dispositivos de control, pautados por el racismo y por la truculencia, agravando el genocidio de la población negra, la violencia policiaca en la favelas, con los movimientos sociales y con las manifestaciones. Es un modelo que moviliza grandes recursos en la utilización de algunos territorios, en cuanto se intensifica la exclusión y la violación den otros”, se afirma en el dossier.

El gobierno federal liberó R$ 2,9 bilhões (951,8 millones de dólares) en carácter de emergencia, para acciones de seguridad publica durante las Olimpiadas. Se sumaron R$ 7 bilhões (2.2 billones de dólares) en armamento, tanques de guerra, torres de control en las favelas y muros que dividen a las favelas del resto de la ciudad.

De acuerdo con Martinis, la circulación de gente que vive en las periferias y en la favelas fue dificultada y restringida durante los megaeventos. “Innumerables líneas de autobús que conectan con la parte considerada pobre con la rica de la ciudad, fueron cortadas: se realizaron operativos constantes en las favelas por parte de la; la Fuerza Nacional incursionó en innumerables favelas y se establecieron en las principales calles, solo por citar apenas dos tipos de forma de control”, dijo.

La militarización paso a ser cada vez mas presente y constante en las favelas desde el año 2008 con la entrada del grupo de elite conocido como “Unidades de la Policía Pacificadora” (UPPs), con presencia militar en 44 favelas de la zona sur y en la zona norte de Rio de Janeiro. “Esas fuerzas militares hoy protagonizan un genocidio de la población negra. La UPPS no fueron retiradas de las 44 favelas. Por el contrario, fueron construidas torres de control en varias calles de las favelas”, afirma Martins.

 

Un elemento de la Unidad de Policía Pacificadora de Manguinhos mantiene guardia mientras se realiza una protesta en la comunidad contra la ocupación policiaca permanente. Foto: Aldo Santiago

 

La situación solamente empeoró. Recientemente el gobierno federal implantó en la ciudad de Rio de Janeiro 8.500 soldados de las Fuerzas Armadas, con tanques de guerra, en las calles de la ciudad, con la justificativa de “combatir la delincuencia”.

Estructura abandonada

Los juegos dejaron instalaciones deportivas vacías en el Parque Olímpico. Una de las argumentaciones para justificar la realización de los juegos en Rio de Janeiro fue de que la estructura olímpica sería utilizada después de los juegos por la población. Pero las instalaciones están con las puertas cerradas, inutilizadas.

Algunos detalles que trae el dossier sobre la estructura dejada por los juegos:

Departamentos – Los 3,600 departamentos de lujo, construidos para los atletas, están vacíos en la Villa Olímpica. El objetivo era que fueran vendidos, pero debido a sus altos costos, no sé logró.

Campo de golf – Al campo de golf, construido para los juegos, le resulta difícil conseguir afiliados y financiamiento. Fue construido al lado del Área de Protección Ambiental llamado Marapendi, lugar donde habitan diversas especies en extinción de la fauna y de flora nativa da región neotropical conocida como Mata Atlántica. Los movimientos llamados “Golfe para quem” e “Ocupa Golfe”, con ayuda del Ministerio Publico Estatal (MPE), detuvieron en buena medida la destrucción completa del área más próxima a la laguna.

“A pesar de eso, el Estado Ignoró las recomendaciones del MPE y autorizó la obra proyectada con un valor de R$ 60 milhões (19 millones de dólares) de inversión supuestamente privada. En diciembre del año 2016, la justicia decretó un bloqueó hacia los bienes de Eduardo Paes acusado de haber perdonado el pago de licencia ambiental de la constructora para la obra olímpica cuando era alcalde de Río de Janeiro. Según cálculo del MP, el ayuntamiento pagó R$ 1,8 millón (568, 7 mil dólares) para financiar la licencia ambiental de la obra, en 2013”, registró el dossier.

Actualmente, el Campo está bajo la administración de la Confederación Brasileña de Golf. El área alrededor esta cercada por un condominio lujoso y el acceso al campo es controlado por una administración privada que cobra el ingreso para uso del área.

Piscina Olímpica– La piscina fue entregada a la Escuela de Educación Física del Ejército, pues no había dinero para mantenerla. Aún sin uso, las instalaciones continúan generando gastos. El Velódromo, por ejemplo, necesita ser mantenido con aire-condicionado conectado todo el tiempo al nivel máximo, por el tipo de madera especial con el que cuenta.

Corrupción

Muchos proyectos relacionados con estos megaeventos se han visto envueltos en escándalos de corrupción porque inflaron los costos. En una declaración a los procuradores del MPE, Leandro Azevedo, ex-ejecutivo de la empresa Odebrecht, contó que efectivamente hubo un acuerdo de las constructoras para obtener las licitaciones de los proyectos como las Escuelas del Mañana, Puerto Maravilla y la infraestructura del Parque Olímpico

El ex alcalde de Rio de Janeiro, Eduardo Paes, está siendo investigado bajo sospecha de que aceptó R$5 millones (1.6 millones de dólares) para facilitar la construcción de proyectos relacionados con los juegos. Otro de los promotores de los juegos, el ex gobernador del estado de Rio de Janeiro, Sergio Cabral, está preso por corrupción.

Un órgano más

La Cámara de Diputados de Brasil aprobó en el mes de julio de este año 2017 una medida que crea la Autoridad de Gobierno del Legado Olímpico (Aglo), que funcionará hasta junio de 2019. Tras un año de haberse llevado acabo los juegos olímpicos, el gobierno creó un órgano para administrar los equipamientos y el dinero que quedó de la Olimpiada y de la Paraolimpiada. El funcionamiento de este órgano tendrá un coste de R$ 20 millones (6.3 millones de dólares), se prevén 65 cargos comisionados en más de 30 funciones de confianza, es decir, funcionarios indicados por los políticos. Este órgano no tiene la obligación de realizar una licitación para definir, por ejemplo, que empresa será la responsables por los equipos e infraestructura construida para la olimpíada. Esta medida necesita aún de una segunda aprovación del Congreso Nacional.

 

Complejo de Alemão, al norte de Rio de Janeiro. La precariedad de las casas contrasta con proyectos como el teléferico al fondo, el cual fue construido para los turistas. Foto: Aldo Santiago

 

Multa

El Ministerio Público Federal en Rio de Janeiro pidió recientemente al poder Judicial que se aplique una multa diaria de R$10 mil (3.2 mil dólares) retroactiva a la fecha del inicio de los Juegos por la ausencia de un plan para la administración del equipo e infraestructura de los Juegos Olímpicos. En cuanto esta multa son citados el gobierno estatal, federal y el ex alcade, Eduardo Paes, que debieron haber entregado este documento al Tribunal de Cuentas del Estado (TCU). En la evaluación del procurador Leonardo Mitidieri, no hubo una planeación en el momento correcto, es decir, en el momento de haber elegido a Rio de Janeiro como la sede de las Olimpiadas. El procurador recordó esto justo un día antes de la ceremonia de inauguración, por la presión del MPF, y refiriéndose a la multa dijo que, “ es un documento sin respaldo en realidad, son cosas que no se concretizaran en la practica”, señala.

Renata Bessi

Leave a reply

Reportaje y periodismo de investigación