¿A quién sirve el flujo de información?

Por Renata Bessi y Santiago Navarro F.

Cada uno de estos proyectos está conformado por investigadores de diversas nacionalidades. Pero todos ellos son encabezados por investigadores de los Estados Unidos veteranos en la exploración de Huautla, vinculados o apoyados por la organización norteamericana, National Espeleological Society (NSS).

 

*Otro proyecto de la NSS en México es The Association for Mexican Cave Studies (AMCS), desde el año 2001, pero existe informalmente desde 1963, dedicada, según su página en internet, a explorar, estudiar y conservar cavernas en México.

Los espeleólogos que llegan al territorio parecen, y no se duda, ser científicos aficionados por cuevas y apasionados por este deporte, además de hacer el trabajo por puro gusto ya que, según ellos, no reciben ninguna compensación financiera por el trabajo. Pero esta imagen se esfuma cuando se rastrea las conexiones de la NSS y cómo esta institución utiliza y distribuye la información en su poder.

La NSS alimenta con información estratégica, tanto en términos militares, como mapeos sobre recursos naturales, a órganos del gobierno de los Estados Unidos y a ONGs conservacionistas como la The Nature Conservancy (TNC)

 

 

En julio de 2016 la Sociedad Nacional de Espeleología (NSS por sus siglas en inglés) celebró su 75 aniversario en Ely Nevada, en los Estados Unidos. Esta organización fue creada durante la Segunda Guerra Mundial en 1941. Es considerada la mayor organización en el mundo dedicada a la exploración y conservación de cuevas. Cuenta con aproximadamente 10 mil miembros que incluyen a científicos, cartógrafos, exploradores, ex militares y ex miembros de la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA por sus siglas en inglés). En sus 75 años de existencia esta organización ha realizado miles de expediciones en los Estados Unidos y en el resto del mundo y han concentrado millones de datos recabados en las cavernas, en sistemas de cuevas y túneles.

Es una organización que comparte su trabajo con asociaciones de interés privado, con órganos de gobierno y de seguridad nacional de su país. “Los miembros de la NSS somos colaboradores regulares con la Sociedad de Geológica de los EEUU (US Geological Society), National Park Service, US Forest Service, US Fish & Wildlife e innumerables agencias municipales y propietarios privados de cavernas. Hemos proporcionado investigación e información para el Congreso de los Estados Unidos e incluso hemos ayudado a la NASA en la predicción de entornos de cuevas en Marte”, informó la NSS en julio de 2016 cuando celebraban su 75 aniversario.

Entre las obligaciones de los miembros de la NSS, según el manual interno de la organización para sus miembros, deben presentar una copia del informe de sus investigación a la biblioteca de la NSS, al Archivo de la Sociedad de Cuevas (Society Cave File) y otra para el Servicio Geológico de los Estados Unidos (USGS).

La USGS, agencia científica del departamento del interior del gobierno de los Estados Unidos, cuyo lema es “ciencia para cambiar el mundo”, tiene su trayectoria vinculada al servicio de inteligencia militar del país. En la Segunda Guerra Mundial experimentó proyectos piloto sobre la aplicación de Geociencia en las necesidades militares. Los resultados de estos proyectos fueron entregados al Cuerpo de Ingenieros del Ejército (USACE por sus siglas en inglés). En 1942 la USGS formó una Unidad de Geología Militar (MGU) en Washington con científicos e ingenieros. Junto con otras agencias realiza inteligencia estratégica relacionada con la geología, principalmente en los sistemas de cuevas y túneles para la planificación estratégica y táctica en operaciones de combate.

De acuerdo con el manual, la NSS tiene un acuerdo con la USGS de intercambio de informes sobre grutas que contienen algún material de valor de referencia permanente y, a cambio, la NSS o sus regionales tiene derecho a recibir mapas topográficos gratuitos para uso de sus proyectos.

El conocimiento adquirido en cavernas y túneles no sólo es utilizado para trazar estrategias militares, sino también para mapear recursos naturales. En el resumen del Presupuesto de los Estados Unidos para el año 2018, donde el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, aprobó un presupuesto específico para la USGS de $ 922.2 millones de dólares, prioriza los siguientes estudios: información científica para identificar los recursos energéticos y minerales; encontrar y proteger las aguas subterráneas; predecir daños por terremotos, identificar peligros; guiar la planificación del transporte y mejorar la calidad de vida y la vitalidad económica; producción de mapas topográficos para ayudar a proteger la infraestructura y los recursos naturales y mejorar la seguridad pública.

“La ciencia del USGS informa las decisiones relacionadas con los recursos energéticos nacionales y extranjeros, así como la gestión de los recursos energéticos en las tierras federales. El USGS proporciona información sobre la ocurrencia, la calidad, el suministro y el uso de los recursos nacionales y mundiales. Esto facilita el desarrollo estratégico para los Estados Unidos”, dice el resumen del presupuesto 2018.

También investigadores de la USGS, quienes han realizado mapeos de petróleo en México, y la Universidad Estatal de Luisiana, han realizado estudios en cavernas, incluso en la Mazateca oaxaqueña. Uno de sus últimos descubrimiento fue un nuevo género de pez durmiente (sleeper goby) en un sistema de cuevas bajo el embalse de Presa Miguel Alemán, en la Mazateca, Oaxaca, que está formado por una presa en el río Tonto, un afluente del segundo río más grande de México.

“Combate al terrorismo”

En el reporte anual de actividades de la NSS, de 2005, uno de los temas que aborda es “combate al terrorismo”, donde la organización describe como ayudó a los militares en la guerra de Afganistán. “Cuando se rumoraba que Osama Bin Laden se escondía en las cuevas de Afganistán, la NSS proporcionó a los militares estadounidenses información sobre cuevas en ese país (de hecho, la mayoría de esas “cuevas” resultaron ser túneles hechos por el hombre)”, dice el reporte.

Lucro con la conservación

Otra línea seguida por la NSS es el conservacionismo. Una de las organizaciones afiliadas a ella es la ONG conservacionista The Nature Conservancy (TNC), presente en por lo menos 35 países, liderada por Mark Tercek, ex-diretor administrativo de Goldman Sachs y profesor de la Stern School da New York University of Business. La ONG norteamericana es propietaria o gerente de un importante número de cuevas y millones de hectáreas de tierra en diversos países. En nombre del conservacionismo, obtiene contribuciones de las empresas transnacionales más destructivas del ambiente. Algunas de ellas: General Motors, Orvis, MBNA, Centex Homes, Georgia Pacific Corp., 3M, Bank of America, Busch Entertainment, The Republic of Tea, The Home Depot, American Electric Power, Boeing, General Electric, Merril Lynch, Exxon Mobil.

Entre TNC y NSS se aprobó un memorando de entendimiento en 1992, que expresa los intereses y bases mutuos de las organizaciones para la cooperación en proyectos conjuntos. La TNC puede utilizar el conocimiento de la NSS sobre cuevas y tener su ayuda para profundizar estudios de su interés. No solamente TNC compra cuevas, también la NSS. Por ejemplo, a finales de la década de 1960, la TNC prestó a la NSS los fondos necesarios para comprar la entonces biológicamente diversa cueva Shelta, en Huntsville, Estados Unidos, incluyendo la tierra en la que actualmente tiene sus oficinas.