La policía de Atlanta y la patrulla estatal de Georgia son culpables de asesinato

por Crimethinc

En Atlanta, la policía que busca asegurar la construcción de una enorme instalación de entrenamiento conocida como Cop City , la Ciudad Policial, se ha intensificado dramáticamente desde diciembre, asesinando a un activista y acusando a 42 más de terrorismo doméstico. En los tres meses transcurridos desde el asesinato de Tortuguita, las autoridades han retrasado la publicación de las pruebas que contradicen su versión, con la esperanza de destruir el bosque antes de que se produzca un ajuste de cuentas público, de modo que cuando se sepa la verdad, la Ciudad Policial y el futuro que pretende imponer sean un hecho consumado.

Aquí, utilizamos la autopsia del Médico Forense del Condado de Dekalb para desacreditar la narrativa policial sobre los acontecimientos del 18 de enero y explorar lo que la policía gana mintiéndonos.


Las pruebas

El 19 de abril, tres meses después de que la policía asesinara a Manuel Páez Terán -conocido en el bosque de Weelaunee como Tortuguita-, el forense del condado de Dekalb publicó por fin los resultados de la autopsia realizada a las 8 de la mañana del 19 de enero. Por fin, está a la vista de todas las personas la escasez de pruebas de que Tortuguita disparara a los agentes, a pesar de las alegaciones de la Oficina de Investigación de Georgia.

Según la autopsia del condado de Dekalb,

Las uñas están bien recortadas e intactas. No se ven residuos de pólvora en las manos. Se realiza un examen GSR [kit de residuos de pólvora].

Las pruebas de residuos de pólvora son considerados indicadores fiables de si una persona ha disparado un arma, científica y legalmente hablando. Los residuos de pólvora pueden desaparecer en un periodo de cuatro a seis horas, pero como se menciona en la autopsia, las manos de Tortuguita fueron embolsadas poco después del asesinato, para que si había algún residuo de pólvora en sus manos, se conservara. Según la “Narrativa del Investigador” incluida en la autopsia, el funcionario que preparó esa narrativa se presentó en el lugar del asesinato a las dos horas y media y “cubrió las manos con bolsas blancas para preservar cualquier rastro de evidencia.”

Podemos estar seguros de que las autoridades de Atlanta no desaprovecharon ninguna oportunidad para conseguir y hacer pública cualquier prueba que pudiera corroborar su versión de que Tortuguita disparó primero. En cambio, como la autopsia demostró que Tortuguita no disparó un arma en absoluto, los resultados de la autopsia del condado de Dekalb fueron suprimidos durante meses.

Te puede interesar - StopCopCity: movilizaciones contra megacomplejo policial en los EEUU

¿Es posible que de alguna manera Tortuguita disparara un arma mientras llevaba guantes, o que disparara un arma y luego se limpiara las manos? Según la autopsia del condado de Dekalb, Tortuguita sufrió al menos 57 heridas de bala; este vídeo muestra que todos los disparos se produjeron en menos de once segundos.1 Eso significa que Tortuguita murió pocos segundos después del primer disparo, quienquiera que lo efectuara. En los instantes que transcurrieron entre los dos primeros disparos y su muerte, no hubo tiempo para que Tortuguita se quitara y ocultara los guantes, ni para que se limpiara los restos de pólvora de las manos.

A todas esas pruebas hay que añadir las conclusiones de la segunda autopsia, la que encargó la familia de Tortuguita, que concluyó que Tortuguita estaba “probablemente sentado con las piernas cruzadas y las manos en alto” cuando fue asesinado. Esto concuerda con las heridas de bala descritas en la autopsia realizada por el médico forense del condado de Dekalb:

  • Antebrazo derecho y mano-fracturas del dedo índice y metacarpiano del pulgar. […]
  • Antebrazo y mano izquierdos: fractura de la falange proximal del dedo corazón.
Diagrama incluido en la autopsia realizada por el médico forense del condado de Dekalb, en el que se muestran las localizaciones de las heridas de bala infligidas a Tortuguita por la policía que los asesinó.

Como puede verse en el diagrama incluido en la autopsia del condado de Dekalb, las balas alcanzaron a Tortuguita tanto en su mano izquierda como en su mano derecha. Si hubieran estado sosteniendo un arma en cualquiera de esas manos, el arma habría sido alcanzada por una bala, dejando evidencia de que Tortuguita había estado sosteniendo el arma cuando la policía abrió fuego. Las autoridades de Atlanta habrían hecho públicas esas pruebas para corroborar su versión.

Pero no lo han hecho. Hicieron pública una fotografía de la pistola que, según alegan, estaba en posesión de Tortuguita, pero en la fotografía, la pistola no muestra ningún signo de haber sido alcanzada por una bala.

De ello se deduce que Tortuguita no disparó un arma la mañana del 18 de enero de 2023.2

En ese caso, ¿cómo ocurrió que un agente recibiera un disparo ese día, y con una bala que supuestamente coincidía con una pistola registrada a nombre de Tortuguita que fue supuestamente encontrada en el lugar de los hechos?

Según un comunicado de prensa de la Oficina de Investigación de Georgia,

La pistola se describe como una Smith & Wesson M&P Shield de 9 mm. El análisis balístico forense ha confirmado que el proyectil recuperado de la herida del policía coincide con la pistola de Terán.

De hecho, la Patrulla del Estado de Georgia -los agentes que asesinaron a Tortuguita- tiene todas las armas de fuego que utilizan munición de 9mm. Según la “Narrativa del Investigador” incluida en la autopsia del Condado de Dekalb, durante el asesinato de Tortuguita,

“Al parecer, los agentes uniformados descargaron sus armas de servicio, que incluían un rifle calibre .223 y pistolas de 9mm”.

Así que el hecho de que el arma aparentemente registrada a nombre de Tortuguita utilizara munición de 9 mm no prueba nada, teniendo en cuenta que los agentes de la Patrulla Estatal de Georgia dispararon munición de 9 mm ese día.

Si existiera un “análisis balístico forense” exculpatorio que confirmara que la bala que alcanzó al agente fue disparada desde la pistola específica registrada a nombre de Tortuguita, las autoridades seguramente ya lo habrían hecho público. El hecho de que no lo hayan hecho sugiere que la afirmación del GBI de que “el proyectil recuperado de la herida del policía coincide con la pistola de Terán” significa simplemente que era munición de 9 mm, como todas las balas que disparaban los agentes de la Patrulla Estatal de Georgia.

Tortuguita experimentó al menos 57 impactos de bala en un periodo de once segundos. Eso ofrece una pista de cuántas balas había en el aire durante el asesinato. No sabemos cuántos disparos efectuaron los agentes de la Patrulla Estatal de Georgia, pero pueden haber sido bastantes más. Como revelaron las imágenes de las cámaras corporales, los agentes expresaron su temor a verse atrapados en un fuego cruzado mientras se desplegaban por la zona inmediatamente después del tiroteo. Poco después del tiroteo, un agente dijo: “Habéis jodido a vuestro propio agente”, afirmando claramente que el agente herido había sido alcanzado por fuego amigo.

Queda un detalle más por explicar. Según la “Narrativa del investigador” incluida en la autopsia del condado de Dekalb, “el investigador que llegó al lugar de los hechos tras el tiroteo localizó dos casquillos de 9 mm vacíos bajo el cuerpo del fallecido”. ¿Disparó Tortuguita esos casquillos?

Las imágenes de vídeo muestran claramente que los tres primeros disparos se efectuaron a un ritmo constante y practicado, seguidos un instante después por un cuarto disparo, tras el cual comenzaron todos los demás. Parece más probable que un agente nervioso -no Tortuguita- efectuara esos cuatro disparos, tras los cuales comenzaron a disparar todos los demás agentes. Si Tortuguita hubiera efectuado los primeros disparos, es de suponer que se habrían producido tres o cuatro casquillos.

Si Tortuguita hubiera disparado esos primeros tiros, presumiblemente habría habido tres o cuatro casquillos alrededor del cuerpo de Tortuguita y, lo que es más importante, habría habido residuos de pólvora en las manos de Tortuguita.

Aún no hemos visto ninguna prueba de que el arma que supuestamente estaba en posesión de Tortuguita fuera disparada. Si surgieran pruebas de que fue disparada, entonces -considerando que no hay pruebas de que Tortuguita la disparara- la explicación más lógica sería que después de asesinar a Tortuguita, los agentes encontraron el arma de Tortuguita y la dispararon para fabricar pruebas que implicaran que Tortuguita había disparado primero. Incluso si hemos de tomar al autor de la “Narrativa del investigador” por un hombre honesto, la policía podría haber disparado el arma de fuego registrada a nombre de Tortuguita en cualquier momento de las dos horas transcurridas entre el asesinato y la llegada de ese autor.

Independientemente de que eso ocurriera, un gran número de policías y agentes del GBI están participando claramente en algún tipo de operación para encubrir el asesinato de Tortuguita. Es probable que nunca sepamos qué ocurrió aquel día de enero porque las autoridades que están llevando a cabo la investigación de la muerte de Tortuguita son las mismas que enviaron a la Patrulla Estatal de Georgia a asesinarla en primer lugar.

El motivo

Pero, ¿por qué la policía asesinaría a un activista y luego mentiría sobre ello?

En este caso, la policía tiene un claro incentivo: están en lo que consideran una lucha existencial sobre cuántos recursos se les van a asignar. Cop City representa un posible futuro en el que se invertirán cada vez más recursos en entrenar y militarizar cuerpos masivos de policía que controlarán a la población por la fuerza bruta si es necesario. Para quienes trabajan en la industria de la violencia, esto representa una tremenda oportunidad.

Te puede interesar - El bosque en la ciudad

En resumen, la policía está matando activistas para asegurarse el derecho a acaparar todo el dinero de tus impuestos para ellos y sus aliados. Si se salen con la suya en este caso, se envalentonarán para emplear estrategias similares en el futuro.


El argumento tradicional de los conservadores sobre las agencias financiadas por el Estado es que son un despilfarro de los fondos de los contribuyentes. Se dice que los administradores de esas agencias se apresuran a gastar todos los recursos de que disponen como pueden para exigir un presupuesto aún mayor al año siguiente. Una de las ventajas de este tipo de trabajo es la oportunidad de entregar lucrativos contratos públicos a sus colegas.

Según esta narrativa, la canalización de recursos públicos hacia las instituciones estatales crea todo un sector de parásitos con derechos que se enriquecen a costa de los trabajadores de a pie.

Los conservadores despliegan esta narrativa de forma selectiva, utilizándola para desacreditar los programas que proporcionan ayuda a las personas necesitadas mientras hacen la vista gorda ante los que mejor describe: los departamentos de policía.

Sí, Estados Unidos está asolado por la violencia armada y la actividad antisocial. Pero hay muy pocas pruebas de que el aumento de la vigilancia policial contribuya a reducirlas a largo plazo. Por el contrario, mantener intensas desigualdades sociales y económicas por la fuerza bruta sólo puede crear más desesperación y disparidades, lo que inevitablemente conducirá a más violencia y actividad antisocial. Si la policía militarizada por sí sola pudiera acabar con ellas, Estados Unidos sería más pacífico que naciones con una policía menos militarizada, como Noruega y Bélgica.

Sólo un cambio económico y político sistémico puede abordar las causas profundas de los conflictos y poner fin a la violencia. En lugar de ello, los departamentos de policía aprovechan estas tragedias para exigir aún más recursos para sí mismos. Mientras manipulan a los crédulos con narrativas sensacionalistas, animan a sus financiadores corporativos a imaginar que, protegida por una línea azul cada vez más gruesa, la clase capitalista podría seguir empobreciendo a todos los demás indefinidamente.

Especialmente desde el Levantamiento de George Floyd, los departamentos de policía han estado utilizando fondos de los contribuyentes para pagar campañas de relaciones públicas para remodelar la opinión pública, a menudo tergiversando sus acciones. Están construyendo un fraude de protección en el que acaparan recursos públicos para sí mismos con el fin de pagar campañas de propaganda para engañar a los crédulos, y armas con las que embrutecer a todos los demás.

"... ¡y recuerden, si cometí algún error, eso es prueba de qué tanto necesitamos el nuevo centro de entrenamiento!

Este es el contexto en el que debemos entender el asesinato de Tortuguita y la campaña para construir Cop City.

La coartada

En los tres meses transcurridos desde el asesinato de Tortuguita, los fiscales de Atlanta han presentado indiscriminadamente cargos de terrorismo contra 42 personas con la esperanza de aplastar el movimiento que, de otro modo, podría haber respondido proporcionalmente al asesinato de Tortuguita. Han acusado a jóvenes de terrorismo por supuestamente sentarse en los árboles, publicar en las redes sociales o asistir a un festival de música. Este uso de los cargos de terrorismo no tiene precedentes, pero nos permite vislumbrar el mundo en el que viviremos si la policía consigue asegurarse un papel aún más central en la configuración de nuestra sociedad.

Para justificar esta campaña de violencia e intimidación, la policía de Atlanta ha desempolvado una estrategia de más de un siglo de antigüedad, desplegando un discurso sobre “agitadores externos”. Según Natasha Lennard,

De las 44 personas originalmente detenidas en la redada forestal del domingo [5 de marzo], las 11 personas puestas en libertad sin cargos tenían todas direcciones de Atlanta. Veintiuno de los 23 activistas acusados de terrorismo doméstico son de fuera del estado.

La policía utilizó esta retorcida táctica para poder publicar un comunicado de prensa dando a entender que el movimiento contra Cop City está formado por agitadores externos. Se trata de una actuación policial selectiva como medio para construir una campaña de relaciones públicas.

Como escribimos en 2014, durante la primera ola de protestas en respuesta al asesinato de Michael Brown en Ferguson, Missouri,

la policía militarizada de hoy entiende que está operando en dos campos de batalla diferentes a la vez: no sólo el campo de batalla de las calles, sino también el campo de batalla del discurso.

Como de costumbre, los mismos policías son los verdaderos agitadores externos. Según un memorando, se espera que casi la mitad de los agentes que van a recibir formación en Cop City procedan de fuera de Georgia. Aunque no fuera así, el modelo que representa Cop City proliferará en otros lugares si tiene éxito en Georgia. Lo que ocurra en Atlanta se repetirá en todo el país. Teniendo esto en cuenta, sólo un necio se limitaría a protestar contra los políticos y la policía que actúan en “su propio” distrito electoral.

Cuando la gente sufre las mismas formas de opresión en todas partes, tiene sentido que nos ayudemos mutuamente, que hagamos causa común.

Esto no es agitación externa. Es solidaridad.

Mientras entendamos los problemas a los que nos enfrentamos de forma individualista, seremos impotentes frente a ellos. La solidaridad siempre ha sido la herramienta más importante de los oprimidos. Por eso las autoridades se esfuerzan tanto por demonizar a cualquiera que tenga el valor de arriesgarse para apoyar a los demás. A lo largo de las luchas por los derechos civiles del siglo XX, los participantes que hoy se celebran como héroes fueron tachados de “agitadores externos”. El término tiene una larga historia en las lenguas de racistas y reaccionarios.

En una época en la que la guerra, la pobreza y las catástrofes naturales intensificadas por el cambio climático están desarraigando a poblaciones de todo el mundo, sería un grave error aceptar la lógica de los departamentos de policía empeñados en criminalizar la solidaridad. Los trastornos del futuro dejarán a muy pocas personas tranquilas en las ciudades en las que crecieron. Haríamos bien en legitimar las voces de las personas desplazadas, viajeras, lejos de casa.

Te puede interesar - Defender la Abundancia en todas partes

Tortuguita, por ejemplo, fue une valiente “agitadore externe” que viajó a Atlanta para arriesgar su vida por un futuro sin violencia policial. Su ejemplo debería inspirarnos a todos.

Los Mercenarios contra los Voluntarios

Dado que su propio comportamiento sólo está motivado por la avaricia y el miedo más miopes, la policía y sus partidarios imaginan que quienes se oponen a ellos deben estar movidos por valores similares. Por eso siempre alegan que alguien debe estar pagando a los manifestantes a los que brutalizan y asesinan. No pueden imaginar por qué la gente arriesgaría libremente su vida por el bien de los demás; de hecho, no se atreven a entender por qué, ya que si tal cosa es posible, entonces es verdaderamente vergonzoso ser un mercenario que reparte violencia sólo para ganar dinero.

En una sociedad estructurada por la codicia y el materialismo, la policía desempeñará inevitablemente un papel cada vez más central, ya que sin ella, todo se vendrá abajo. El plan de construir Cop City en lugar de abordar las causas profundas de la desesperación y el malestar muestra cuánto poder ha acumulado ya la policía y lo dependientes de ella que se han vuelto los políticos de todos los colores. Es el Partido Demócrata el que respalda Cop City en Atlanta, del mismo modo que es el Partido Demócrata el que ha aupado a un ex-fiscal a la Vicepresidencia y ha hecho alcalde de Nueva York a un ex-policía. Podemos mirar a Rusia -una dictadura gobernada por un antiguo oficial del KGB- para ver lo que nos espera un poco más adelante.

De nosotras depende demostrar que la solidaridad y el deseo de libertad son más poderosos que la codicia y la disposición a obedecer.

“Al final, la guardia pretoriana llegó a determinar quién gobernaba el Imperio Romano.

“Del mismo modo, en un orden social mantenido por la fuerza violenta, la policía quiere mandar en los tribunales y en el gobierno. Este es el significado de que la policía de Atlanta exija el derecho a matar impunemente”.

-La cuenta @crimethinc en Twitter (prohibida desde entonces por Elon Musk), en respuesta a Johnny Akzam

“Sed quis custodiet ipsos custodes?”.

-Juvenal, Sátira VI

  1. Las autoridades enviaron a oficiales de la Patrulla Estatal de Georgia sin cámaras corporales a hacer su trabajo sucio. Retrasaron durante semanas la publicación de las grabaciones de aquellos agentes que estaban equipados con cámaras corporales, una clara indicación de que no creían que apoyaran su narrativa.
  2. Esto no quiere decir que hubiera estado mal que Tortuguita practicara la autodefensa cuando fue atacado por agentes de la Patrulla Estatal deseosos de usar la fuerza letal, sino que las pruebas sugieren que Tortuguita no lo hizo.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA / LEAVE A REPLY

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

MÁS RECIENTES

México: Campesinos resisten ante empresas que acaparan agua en la cuenca Libres-Oriental

Granjas Carroll productora de cerdos es solamente una de las empresas; dos jóvenes campesinos fueron asesinados durante protesta

Minería y resistencias de largo aliento en Latinoamérica

Pueblos de Sudamérica recorren un largo trayecto en la defensa de sus bienes comunes frente megaemprendimientos mineros

ÚNETE A LA

Y ACCEDE A BENEFICIOS EXCLUSIVOS