martes, septiembre 29, 2020
Inicio Terrorismo de Estado Colombia: Cinco comuneros Nasa son asesinados, entre ellos una gobernadora indígena

Colombia: Cinco comuneros Nasa son asesinados, entre ellos una gobernadora indígena

-

Por Santiago Navarro F

El pueblo Nasa de Colombia está de luto una vez más. Este martes 29 de octubre, aproximadamente a las 4 de la tarde, mientras la Guardia Indígena del resguardo de Tacueyó, del  norte del Cauca, realizaba sus labores de control territorial, un grupo armado disparó de forma indiscriminada hacia los indígenas dejando un saldo de 5 asesinados, entre ellos  la autoridad Cristina Bautista, así como otras 6 personas heridas.

Una de las personas que salió ilesa de esta masacre asegura que el grupo armado “llevaba a dos personas, que no sabemos si los llevaban secuestrados o los llevaban a asesinar, entonces en el ejercicio de control procedimos a detener los carros para rescatar a las personas, pero a partir de ese momento comenzó el ataque”, dijo el testigo, quien también tiene el cargo de autoridad y, que por seguridad prefiere mantenerse en el anonimato.

Las autoridades de este resguardo ya habían alertado, desde antes de los hechos, que habían grupos armados en el territorio indígena que han realizado amenazas contra la comunidad. Pero las alertas no fueron escuchadas por parte de las autoridades correspondientes.  

Ver también: Indígenas recuperan tierras despojadas por la industria de la caña

El indígena que comparte su testimonio piensa que está pudo haber sido la última vez que se salva, “porque ya he sufrido diversos ataques”, dice preocupado por su familia.

Los asesinados son: Neehwesx Cristina Bautista,  Asdruval Cayapu, Eliodoro Inscué, Jose Gerardo Soto y James Wilfredo Soto.

En un comunicado que han emitido las autoridades ancestrales de CXHAB WALA KIWE, del pueblo Nasa, anuncian que se mantienen en asamblea permanente y se declaran “en estado de emergencia”. También piden a la sociedad civil y comunidad internacional visibilizar y acompañar las acciones de control territorial.

De la misma forma, los indígenas, presumen en su pronunciamiento que los responsables de este atentado son, “integrantes de la columna Dagoberto Ramos”, disidencias del Fuerzas Revolucionarias Armadas de Colombia (FARC).  

Durante más de 50 años que duró la guerra de las FARC con el Estado colombiano el pueblo Nasa ha quedado en medio de este fuego. “Durante estos 50 años el gobierno nos decía que éramos colaboradores de las FARC y la guerrilla sostenía lo contrario. Ambos buscaban justificar sus acciones y, en ese intento de justificación, asesinaron a muchos de nuestros hermanos. Pero nosotros no caímos en el juego de la guerra, porque la consideramos un negocio. Desde ahí comienzan los asesinatos”, sostuvo otro Guardia indígena del municipio de Caloto.

Desde la firma de la paz en noviembre del 2016 entre el Gobierno colombiano y la FARC, el pueblo Nasa ha documentado decenas de asesinatos de indígenas. En la región donde habita este pueblo se agudizaron los asesinatos con la formación de grupos armados disidentes de las FARC, grupos paramilitares llamados Las Águilas Negras y el aumento de la presencia del crimen organizado que “se están disputando el territorio para la plantación de mariguana y amapola”, señala la autoridad que por seguridad también se mantiene en el anonimato.

El indígena que fue testigo de este ataque lamenta que quienes fueron los atacantes en su mayoría eran jóvenes, pero también a puesta a que la juventud reflexione y no se inclinen por la vida fácil. “A veces uno piensa retirarse, pero uno dice hay que seguir trabajando con la comunidad, porque ahora que tengo a mi familia, uno tiene que seguir luchando mientras no se pague el sol, a ver qué vida le dejamos las futuras generaciones”, comparte el indígena que ha salido ileso de este ataque.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -
- Advertisment -

MÁS RECIENTE

¿Por qué crece el rechazo local y global a la minería...

0
No es la primera vez que las y los pobladores de la región se movilizan en contra de los intentos por explotar la selva de los Chimalapas.