sábado, junio 19, 2021
Inicio Pueblos Orgiginarios Crece solidaridad con el preso político indígena Yaqui

Crece solidaridad con el preso político indígena Yaqui

-

Fidencio Aldama Pérez nació en la comunidad de Loma de Guamuchil, uno de los ocho pueblos que conforman el gran territorio Yaqui, que habitan parte del desierto de Sonora. Él se casó con Carmen, una mujer del pueblo vecino de Loma de Bacum, donde nacieron sus dos hijos. Por ello, Fidencio hizo suya esta comunidad. Comenzó a involucrarse y a prestar los servicios que le corresponden a todo integrante de este pueblo. Pero, con tan solo 27 años de edad, se le privó de su libertad y fue preso acusado de un homicidio que no cometió.

Fidencio, al igual que la mayoría de los habitantes de Loma de Bacum, siempre estaba alerta, porque se habían percatado de la presencia de personas que han realizado prospección minera en su territorio sin su consentimiento. También por un acueducto que se está llevando el agua del Río Yaqui para Hermosillo, la capital y principal ciudad de este Estado. Además, por la implementación de un gasoducto que cruzaría su pueblo a menos de 300 metros de donde están las viviendas.

La construcción de este gasoducto está en manos de la transnacional estadounidense Sempra Energy, a través de su filial mexicana Ienova, que, a su vez, utiliza la figura de Aguaprieta. Este complejo está dividido en dos segmentos que, en total, suman 830.56 kilómetros: Segmento I, denominado Gasoducto Sásabe – Guaymas (GSG); Segmento II, denominado Gasoducto Guaymas – El Oro (GGO), fracción que atraviesa el territorio indígena Yaqui. Aunque solo siete de los ocho pueblos Yaqui aceptaron el cruce de este gasoducto, Loma de Bacum fue el único que no aceptó, por la peligrosidad que representa.

Te puede interesar ⇒ Los «Ventajosos» beneficios de Sempra Energy en México

La empresa y las autoridades locales recurrieron a distintas estrategias para llevar a cabo el gasoducto, como ofrecer dinero a las autoridades tradicionales de Loma de Bacum. “Como no lo lograron, orquestaron un ataque a nuestra guardia (autoridad comunal) para intentar imponer otra autoridad que aprobara el gasoducto. Ese grupo de personas armadas, muchos de otros pueblos de nuestra misma Tribu, que se vendieron a esta empresa, nos atacaron. Fue el viernes 21 de octubre del 2016. Los niños estaban saliendo de la escuela y nosotros nos defendimos”, dijo para Avispa Midia, Guadalupe Flores Maldonado, miembro de esta comunidad.

En ese intento de imponer otra Guardia Tradicional, que es como nombran a sus autoridades tradicionales, el saldo fue de un muerto, Cruz Buitimea Piña. Una bala calibre 22 le arrebato la vida. Fue así como acusaron a Fidencio de ser autor de este asesinato.

Pero algo no cuadra. Fidencio nunca negó que estaba armado, portaba una pistola calibre 45, porque él era parte de la Guardia Tradicional y, según las leyes internas de estos pueblos, apegados a su autodeterminación y autonomía, pueden portar cierto tipo de armas para brindar seguridad y para cuidar su territorio.

El arma que portaba Fidencio había sido decomisada junto a un dron y parte del equipo que llevaba un grupo de personas extrañas que se encontraban realizando prospección minera sin el consentimiento de la comunidad. “En una de las rondas de la vigilancia comunitaria de nuestro territorio, detuvieron a los Yoris (hombres blancos o extraños) que estaban escavando para una mina, los llevaron a la comunidad y decomisaron esa arma, que se quedó para la vigilancia de la comunidad”, abunda María del Carmen Vásquez, esposa del preso político.

“La Guardia Tradicional utiliza calibre 30-30, calibre 45 y calibre 38, porque son las armas que hemos usados desde las luchas más anteriores por la defensa de nuestro territorio. Varias de ellas son decomisadas. La persona que murió, le dispararon con un calibre 22”, dijo para Avispa Midia, Martin Valencia Cruz, quién fungió como secretario de la Guardia Tradicional de Loma de Bacum.

Valencia Cruz agrega que, “entonces están acusando injustamente a Fidencio Aldama. No toman en cuenta las pruebas periciales que este pueblo presentó. Prácticamente los jueces no revisan estás pruebas. Hasta la carpeta de investigación está mal hecha y se demuestra que está viciado este caso. Lo que si nos consta es que las personas que nos vinieron atacar si portaban armas calibre 22, porque en los casquillos y las camionetas que dejaron lo pudimos identificar. Además de otras armas, dinero y hasta drogas”, agrega Valencia Cruz.

Fidencio, con la certeza de que no debía nada, se presentó a una serie de entrevistas que estaban realizando las autoridades estatales en la comunidad de Loma de Bacum, en lo que respecta al conflicto. Las entrevistas eran realizadas en un vehículo denominado Hércules. “Al momento que se subió al Hércules, dijo su nombre y se lo llevaron sin dar aviso ni explicación alguna. Llegando a la procuraduría le entregaron la orden de aprensión y le hicieron firmar papeles. Él preguntó para qué eran los papeles. Y le contestaron que firmara, que todo estaba bien. Desde entonces está recluido en el Centro de Readaptación Social de ciudad Obregón”, compartió para Avispa Midia, María del Carmen Vásquez.

Fidencio lleva preso más de 4 años. Cumple una sentencia de 15 años y 6 meses de prisión. El gasoducto no se concluyó, pero Sempra Energy sigue cobrando sumas millonarias como si brindara el servicio de transporte de gas shale proveniente de los Estados Unidos, porque en los contratos está establecido que si por alguna razón de “fuerza mayor”, el gasoducto no puede prestar el servicio, el gobierno está obligado a pagarle.

También te puede interesar: Se reactiva gasoducto que importará gas de EEUU tras acuerdo con López Obrador

Con la entrada del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, diversas comisiones han intentado negociar con Loma de Bacum para que permita continuar con el gasoducto y han prometido que Fidencio será liberado con una amnistía. Esta comunidad se niega a que este gasoducto cruce por su territorio, mientras que la famosa amnistía no ha beneficiado al preso político Fidencio Aldama.

La solidaridad

“Pido la colaboración de ustedes. De todos los que me escuchan, para recuperar mi libertad. Soy un hombre de bien. Soy una persona que sigue luchando hacia adelante, entregándome a dios, para salir de esto. Que pronto pueda encontrar esta libertad”, son las palabras que comparte Fidencio en un video, desde la prisión, difundido por un grupo de colectivos e individuos, que sostienen una campaña para dar a conocer este caso de injusticia y para que Fidencio no quede en el olvido.

El grupo de apoyo hacia Fidencio está compuesto por personas de México y de los Estados Unidos que, recientemente, han creado el sitio web fidencioaldama.org para dar a conocer su caso, pero también para hacer escuchar la voz del preso político.

Este grupo también está haciendo un llamado para enviarle cartas y expresiones artísticas que puedan servir para difundir el caso de Fidencio Aldama, para la semana del 20 al 26 de junio de 2021. “Exhortamos a todxs lxs que están leyendo esto a escribir o crear algo durante esta semana, ya sea individualmente o haciendo un evento”, expresan en su campaña.

De la misma forma exhortan para sumar fuerzas en la difusión de este caso que comparten desde sus redes sociales en Twitter @FidencioLibre.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -
- Advertisment -

MÁS RECIENTE

Gobierno de AMLO da continuidad al acoso y agresiones contra normales...

0
El pasado 18 de mayo estudiantes normalistas rurales de Mactumatzá, en Chiapas, realizaban una serie de actividades para exigir al gobierno del...