sábado, septiembre 26, 2020
Inicio Protestas El negocio que representan los damnificados del sismo del 2017 en Ciudad...

El negocio que representan los damnificados del sismo del 2017 en Ciudad de México

-

Eran las 13:14 horas del 19 de septiembre del 2017 cuando un sismo de magnitud 7.1 se originó a doce kilómetros al sureste de Axochiapan, Morelos, en el límite con el estado de Puebla. Tiempo después de este terrible suceso, en medio de la incertidumbre y la desesperanza, las y los damnificados comenzaron a organizarse en lo que vino a ser el colectivo de Damnificados Unidos de Ciudad de México, para exigir el apoyo del gobierno en la reconstrucción de sus viviendas

Durante esta lucha hubo que movilizarse, algunas de las personas no creían que pudieran exigirle algo al gobierno. “Tuvimos que salir a la calle a luchar para exigir esos derechos. Nos empezamos a unir de diferentes colonias y de diferentes predios porque la mayoría no creía que le podíamos arrancar algo al gobierno, pero el hecho de darnos cuenta y ver que sí son nuestros derechos y que los podemos exigir,  pues creo que eso nos ha dado fuerza para continuar resistiendo”, comparte para Avispa Midia María Trinidad Godínez Romaña, damnificada del edificio Ámsterdam 27, departamento 601.

Estas personas, principalmente mujeres adultas mayores jefas de familia, han realizado diversas acciones para hacer valer su derecho a una vivienda como la que tenían, por ellas, incluso han llegado a ser reprimidas. “Pues en marchas, en manifestaciones hemos estado encapsuladas por la policía, normalmente somos más mujeres las que estamos en esto y pues también corremos todo ese riesgo. Incluso pues las ofensas por parte de la gente de gobierno y las  constructoras. Porque obviamente, a las mujeres nos ven menos, siempre nos han faltado al respeto y piensan que no podemos con la responsabilidad”, comenta la señora Trinidad Godínez.

Sumado a esto, durante el Gobierno de Miguel Ángel Mancera, ex jefe de gobierno de Ciudad de México, vieron la oportunidad de hacer un negocio jugoso con las y los afectados. “El gobierno anterior, nos empezó a ver como negocio, donde nos querían ofrecer créditos. Había situaciones donde tenías que pagar casi 15000 pesos mensuales durante un periodo de 20 años, entonces por eso es que también en el colectivo dijimos no a los créditos”, dijo para Avispa Midia, Yukari Niño de Rivera.

En Mayo del 2019 se publicaron modificaciones a la ley general de reconstrucción, donde por medio de la organización colectiva, la presión y la movilización, la nueva administración por fin tomó en cuenta algunos señalamientos de las y los damnificados. “Hemos hecho propuestas muy claras, por ejemplo: algunas palabras que se tuvieron que modificar desde su plan integral, fueron que, la reconstrucción no es un apoyo social, sino que la reconstrucción es un derecho que es responsabilidad del Estado. Así lo hemos considerado nosotras,”  agrega la damnificada Karina Pargo.

Redensificación, Irregularidades, opacidad y corrupción 

En febrero del 2020 el comisionado César Cravioto visitó Tláhuac -una de las 16 demarcaciones territoriales de Ciudad de México- e hizo una revisión de predios y de empresas participantes en la reconstrucción. Las aceptó, pero detuvo  por 5 meses  obras que reflejaban los altos costos que estaban manejando estas empresas. “Nosotros como damnificados unidos nos estamos dando cuenta que después de esa revisión que hace el comisionado, empieza a discriminar daños en las viviendas, por ejemplo: si tú tienes una cochera  y esa cochera está dañada no es atendida, porque no es casa. Pero no pregunta si está en riesgo, o sea ellos solamente dicen es cochera, esta no la atiende la comisión”, denuncia la damnificada Pargo.

A la señora Magdalena Martínez, de la Colonia del Mar en Tláhuac, la constructora le dijo que su vivienda sería de las primeras dónde se realizaría la rehabilitación y, motivada por este anuncio, se mudó junto con su esposo enfermo a un lugar más pequeño. Han pasado tres años y aún no comienzan los trabajos. “Después me salen con que no. Pasan un calendario donde me mandan hasta septiembre, porque estuvieron (con retrasos) por los altos costos que estaba dando la empresa y la despidieron y, salen con que hasta septiembre, y les digo yo ya estaba en puerta para que me empezaran a arreglar la casa. Tengo las fotos de la casa donde ya estaba toda desocupada, y me tuve que regresar pues con lo más esencial”, puntualizó la señora Magdalena.

La historia de la señora Martínez y su familia es la historia de miles de vecinos de la periferia capitalina que contaban con un patrimonio pero que se vio amenazado por el sismo y, que si no fuera por la exigencia de justicia, de las y los damnificados, a nadie le importaría. “El señor Cravioto (el comisionado) nomás se pasa dando entrevistas y todo es mentira, porque la realidad es otra. Nosotras por lo menos estamos en este comité que es una organización, pero hay gente de otros lados, de muchas colonias, que no tienen apoyo. Están completamente olvidados y no los quieren apoyar. La gente se está muriendo más ahora con lo de la pandemia, pero estamos todos juntos para seguir luchando hasta que se le apoye al último damnificado y pueda regresar a su hogar”, agrega la señora Martinez.  

El 22 de Abril del 2020, La Comisión para la reconstrucción de Ciudad de México informó que hasta ese momento “suman 121 viviendas unifamiliares rehabilitas y reconstruidas”, además, aseguran que “se han concluido 38 reconstrucciones y 83 rehabilitaciones en las alcaldías. También, inició la rehabilitación de 3 edificios, en beneficio de 51 familias. Por último, para dar a conocer el avance de obras y proyectos, se tuvieron videoconferencias con vecinos de 109 edificios”, según esta Comision.

No obstante, el colectivo de Damnificados señaló que no era viable el tema de las videoconferencias ya que cuando empezó la situación de la pandemia se intentó seguir con las reuniones vía zoom. “El comisionado empezó a hacer este tipo de entrevistas, a decir que él estaba dispuesto a atender a todos los damnificados vía zoom. Pero esto para nosotros es complicado, pues al punto de que no todos los damnificados, es más, la mayoría, no tiene las condiciones para tener este tipo de reuniones. Cuesta trabajo tener una vivienda donde tengas una señal de wifi para mantenerte en esta aplicación. Pero aún así, nos llegó la invitación para damnificados unidos y accedimos bajo la condición de que fuera pública”, recuerda Pargo.

La redensificación es un mecanismo que supuestamente facilitará la recuperación de la inversión mediante la comercialización de viviendas adicionales, construidas, ya sea en la superficie adicional obtenida por esta redensificación o, en el área que resulte de la donación de la superficie edificable. Además, formaliza que las y los propietarios de los inmuebles damnificados puedan destinar ciertos espacios para anuncios publicitarios.

Por este motivo, las y los damnificados han luchado constantemente contra la redensificación. Al respecto Niño de Rivera sostiene que “la redensificación es donde el gobierno aprovecha esta oportunidad para agarrar el 35% de tu propiedad. El gobierno siempre buscó argumentos, te querían vender cosas muy absurdas y la verdad es que pudimos tumbarles esos argumentos que no eran objetivos”.

A pesar de ello, la actual jefa de Gobierno de Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, aseguró que aplicaría un esquema de redensificación distinto al de la anterior administración, además, señaló que esta vez será el propio gobierno quien comercializará las viviendas adicionales y no una empresa.

“El gobierno va a poner ese recurso para que inicie la reconstrucción y los departamentos adicionales, dependiendo de cada uno de los temas, traemos ya un esquema en donde sea el propio gobierno quien comercialice esos departamentos. De tal manera que no tenga que entrar un desarrollador inmobiliario a este esquema en donde no sabemos si está generando una ganancia adicional sobre el departamento o no, que además encarezca el suelo en la zona en donde está construyendo”, expresó Sheinbaum en conferencia, en enero de 2019.

En junio del 2020, la Comisión para la Reconstrucción del Congreso de Ciudad de México aprobó el proyecto de dictamen que envió Sheinbaum, que entre otros punto argumenta que, “la ley para la reconstrucción no permitía a las personas damnificadas acceder al mecanismo de redensificación para financiar la recuperación de las viviendas”. Esta reforma permite que se reconstruya con una redensificación del 35 por ciento sobre la superficie edificada antes del sismo. Además, permite que las personas cedan un porcentaje de la superficie edificable que les corresponde para financiar la reconstrucción, ya sea con recursos públicos o privados, en cierta media, es lo mismo.

El 18 de Junio, las y los damnificados tuvieron una reunión con el comisionado pero fue evidente que no había resultados positivos para los damnificados. “Nos dimos cuenta que era muy desgastante porque es muy complicado estar en una reunión durante varias horas tratando de construir acuerdos, pero que además, siempre, en la siguiente reunión te dicen que no fueron así estos acuerdos”, recuerda Karina.

Otro edificio,  el número 27, de la calle Ámsterdam, ha pasado tres años en obras de rehabilitación y,  para Trinidad Godínez Romaña, el edificio luce inhabitable. “Hemos tenido que buscar la manera de que nos vuelvan hacer caso, rompimos con el comisionado Cravioto porque solamente nos está conteniendo, nos estaba dando largas. Este edificio, según era para que lo entregaran en Agosto del 2019, pero ya lleva casi un año de retraso, porque incluso el proyecto estructural era para rehabilitación y de repente no lo quisieron cambiar para demolerlo y hacer la redensificación”, explica Trinidad.

Lo mismo sucede con el caso de Insurgentes Norte 47. “Empezamos a ver muchas irregularidades por parte de esta empresa y empecé a sufrir mucho hostigamiento, incluso, me golpeó el que era responsable de la obra, sufrí agresiones, se levantó una denuncia y era porque no nos daban acceso, ni a la administradora con la que firmó el contrato no le daban acceso al inmueble, ¿Por qué? Porque no querían que viéramos todos los vicios ocultos que estaban haciendo”, denunció la damnificada Niño de Rivera.

“La empresa Grupo C2 firmó un contrato para realizar toda una serie de reparaciones pero al momento de recibir la obra se percató de que la empresa anterior había dejado instalaciones eléctricas mal. Las instalaciones hidrosanitarias tapadas con piedras, entre otras graves negligencias”, concluye Yukari.

Niño de Rivera por su parte arremete asegurando que esta empresa ya no puede hacer los trabajos de reparación, “encontré muchos vicios ocultos, entonces ya hay un incumplimiento de esta empresa. Sumado a ello, la comisión dice que ya no hay dinero, por ello ya no se pudieron hacer los trabajos, porque hubo vicios ocultos de la otra empresa. Entonces me dice, te entrego la próxima semana. Nosotros dijimos que no lo íbamos a aceptar”, denuncia la damnificada.

A casi tres años del sismo, cientos de familias de damnificados aún esperan retornar a su casa, la Comisión, con la redensificación y en su intento de bajar los costos, ha desatendido los procesos de rehabilitación y reconstrucción. Pero aunando a ello, ha hecho entrega de edificios y casas inhabitables, en otros casos han omitido la demolición de bardas perimetrales que a simple vista lucen endebles.

El caso más preocupante es el de Insurgentes Norte 47 en el que no se hicieron los estudios correspondientes como es el de mecánica de suelo, se tuvieron que reforzar columnas, corregir losas, sin embargo, la Comisión ya quiere entregar el edificio. Pero, estas intancias se han topado con pared porque las personas damnificadas organizadas aseguran que no darán ni un paso atrás hasta que se hagan valer sus derechos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -
- Advertisment -

MÁS RECIENTE

Continúa ataques paramilitares en comunidades de Chiapas

0
No se trata de una disputa más entre comunidades campesinas, sino de la continuación disimulada de una guerra contrainsurgente