viernes, diciembre 3, 2021
spot_img
InicioPueblos OriginariosForo global de los pueblos plantea la defensa del agua desde los...

Foro global de los pueblos plantea la defensa del agua desde los usos y costumbres

-

El sábado 13 de noviembre de 2021, comunidades indígenas y grupos aliados realizaron el Foro Global en Defensa del Agua desde los usos y costumbres, en Altepelmecalli, la Casa de los Pueblos, un espacio construido por los pueblos nahuas de la región Cholulteca de Puebla sobre las ruinas de la planta embotelladora de agua que antes operaba Bonafont, filial de la multinacional agroalimentaria francesa Danone.

El punto central del encuentro fueron las mesas de trabajo en las que se compartieron experiencias de lucha contra el despojo del agua, así como las estrategias que utilizan para defender el elemento vital a través de sus propios usos y costumbres.

Las y los defensores del agua de las comunidades originarias y los barrios populares de Puebla, Morelos, Veracruz, la Ciudad de México y el Estado de México, así como de Canadá, Colombia, Francia y Venezuela, identificaron las formas comunes en que los gobiernos y las industrias privatizan, acaparan y contaminan los acuíferos, ríos, lagos y océanos.

En un comunicado publicado el lunes 15 de noviembre, resumen: “Privatizan el agua, nos la venden, generan sequías de cuerpos de agua y de nuestros pozos. Las carencias de agua están presentes tanto en las ciudades como en el campo. Las cuencas de agua son acaparadas por terratenientes y el agua está concesionada en su mayoría para las grandes industrias, como Audi, Coca Cola, Granjas Carol, Driscol, Iberdrola, Nestlé, Danone”.

El comunicado destaca la forma en que las instituciones estatales -como son la Comisión Nacional del Agua (Conagua), la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) y otras en México- “se dedican a organizar el despojo del agua y del territorio”, dando todas las facilidades a las industrias textil, automotriz, metalúrgica, hidroeléctrica, termoeléctrica, ganadera, de alimentos procesados, embotelladoras de agua, refresquera, inmobiliaria, aeroportuaria y de rellenos sanitarios.

El foro también arrojó luz sobre varias estrategias que utilizan los gobiernos y las empresas, así como los grupos paramilitares y de narcotraficantes, para desestabilizar los territorios y hacerlos inhabitables, como son la violencia, la criminalización, la contaminación, el empobrecimiento y el desplazamiento . En fin, “saquean, contaminan y asesinan a nuestra Madre Tierra, rompen con megaproyectos sus huesos que son los cerros, vacían y contaminan sus venas que son los ríos, ensucian el aire que respiramos todos, incluso ellos mismos”.

Más allá de identificar que “los enemigos son los mismos en todos lados”, las y los asistentes al encuentro reflexionaron sobre “¿qué sigue?”, una pregunta que los zapatistas y el Congreso Nacional Indígena llamaron a las comunidades aliadas a responder en sus propios territorios.

La respuesta que emana de entre las pirámides de garrafones naranjas del auditorio de Altepelmecalli es clara: “desde hace un largo tiempo hemos decidido organizarnos para, desde nuestros usos y costumbres, defender lo nuestro”.

“Hacer valer la ley de los pueblos”

Para los Pueblos Unidos de la Región Cholulteca y sus aliados, el camino de la autonomía comunitaria implica rechazar el “juego” del estado de derecho, junto con las “consultas amañadas” y los “proyectos asistencialistas” con los que dicen que los gobiernos pretenden distraerlos, dividirlos y someterlos.

Precisan en el comunicado: “Hemos entrado al juego de su estado de derecho con acciones jurídicas para defender nuestro territorio y hemos visto y confirmado mil veces que no funciona para dar certeza a los pueblos, coincidimos en que estas vías están hechas por el mal gobierno para su propio beneficio. El Estado de derecho está agotado.”

¿Hacia qué vías, entonces, proponen dirigir sus energías en la lucha por la defensa del agua?

En entrevistas para Avispa Midia, integrantes de Pueblos Unidos, cuyos nombres se reservan por motivos de seguridad, ofrecen una multiplicidad de perspectivas sobre los usos y costumbres como una herramienta fundamental para la defensa del agua y el territorio.

Una organizadora del foro pone de relieve como la experiencia de la Casa de los Pueblos ha demostrado que “solo es a través de hacer valer nuestra ley, la ley de los pueblos, que realmente vamos a defender el agua”:

Fue eso que hicimos aquí cuando cerramos esta planta explotadora de agua de Bonafont. Fueron los pueblos que hicieron las asambleas…y decidimos hacer esto, porque ya habíamos intentado todo lo que el sistema nos dice que supuestamente nos protege y que protege al medio ambiente, pero pues no. Ha sido la ley de los pueblos y nuestros usos y costumbres como la asamblea, el diálogo entre nosotros y con otros pueblos, que realmente nos ha dado la fuerza para cerrar esta empresa y para estar construyendo ahora la autonomía en la Casa de los Pueblos.

Las y los defensoras de Pueblos Unidos proponen usar estas herramientas para construir conciencia colectiva, articulando y organizando las luchas más allá de las fronteras. Un paso en esta dirección, que surgió del foro, es la Caravana Nacional de Pueblos en Defensa del Agua desde los Usos y Costumbres, que recorrerá los territorios de Santiago Mexquititlán, Tehuacán, Ciudad de México, Huexca, Ecatepec, Veracruz, Ciudad de Puebla, Juan C. Bonilla, Xochimilco, y Tecámac el próximo año.

Para otro integrante de Pueblos Unidos, este tipo de acuerdo y acción colectiva representa una alternativa práctica a los mecanismos internacionales de defensa del medio ambiente, como la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, que acaba de concluir su reunión número 26 en Glasgow la semana pasada.

“Organizaciones internacionales que defienden el medio ambiente no necesariamente dan solución a los problemáticas, simplemente van siendo como válvulas de escape que el mismo sistema utiliza para decir que ya hay mecanismos de remediación para la preservación de la naturaleza, pero pues en realidad no funcionan. Para los pueblos, para la gente que se organiza por los usos y costumbres, hay otra realidad y que es la de la confrontación o de la vivencia de los problemas que termina llevando acciones más concretas que sí son una alternativa para defender el agua”.

El integrante de Pueblos Unidos ofrece un ejemplo cercano, el de Santa María Zacatepec, una comunidad situada a poco más de 20 kilómetros de la planta de Bonafont ocupada y que participa en Pueblos Unidos. Ahí, las y los habitantes impulsan la creación de una alcaldía por usos y costumbres. Actualmente están a la espera de un juicio federal que podría otorgar a la comunidad el permiso para autogobernarse.

Las comunidades y organizaciones que participaron en el Foro Global en Defensa del Agua desde los usos y costumbres coinciden en que sólo mediante el autogobierno podrán proteger los manantiales, las aguas subterráneas y las cascadas de las que dependen sus vidas y toda la vida que les rodea.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -spot_img
- Advertisment -spot_img

MÁS RECIENTE