martes, septiembre 29, 2020
Inicio Pueblos Originarios Homenaje en vida al indígena Quechua que promovió la reforma agraria en...

Homenaje en vida al indígena Quechua que promovió la reforma agraria en el Perú

-

Hugo Blanco, un dirigente histórico de la lucha campesina del Perú, un símbolo vivo de las luchas revolucionarias latinoamericanas. A principios de los años 50 y 60s fue protagonista de la Reforma Agraria que encarnó la insurrección de los pobres del campo de los valles de las provincias de Convención y Lares, del departamento del Cuzco. En 1963 fue perseguido y capturado. Tres años después, fue juzgado por un Tribunal Militar que intento condenarlo a muerte, tiempo después fue liberado por una amnistía. En el exilio fue elegido por la Asamblea Constituyente con una gran cantidad de votos a su favor, en 1980 asumió su cargo como diputado y en 1990 como senador. Actualmente Blanco ha estado muy cercano a la luchas indígenas, como las del Ejercito Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) y del Congreso Nacional Indígena (CNI) en México.

Blanco es una parte de la memoria viva de las luchas campesinas e indígenas del Perú. A pesar de que el gobierno lo dio por muerto más de una vez, ha cumplido 83 años y continua luchando, sigue militando, transmitiendo sus conocimientos y experiencias. Debido a su trayectoria política, el Programa Democracia y Transformación Global (PDTG) y el Centro Bartolomé de Las Casas de Cusco rendirán homenaje en vida a Hugo Blanco con la presentación de la tercera re-edición de su libro “Nosotros los indios”, considerado por su autor como una “reivindicación al movimiento indígena, por su lucha permanente contra la amenaza de la extinción de la humanidad y su rol en la conservación de la naturaleza”. El homenaje a Blanco será el próximo miércoles 24 de mayo en Lima, Perú.

Banco viajó para Argentina para estudiar agronomía cuando rondaba los 20 años y fue en la Plata, donde se ligo a la Organización Troskista que publicaba el periódico Palabra Obrera. De la universidad dio un giro radical y se fue a una fabrica, ahí realizó su primera escuela de formación política. Después volvió al Perú, donde dio inicio con la toma de tierras que llevarían a la Reforma Agraria. “El campesinado del Valle de la Convención y de Lares había decidido no trabajar más para los hacendados. Era una época donde se trabajaba el campo en un sistema semifeudal, donde se trabajaba para el hacendado para pagar la pequeña parcelita que el hacendado daba al campesino sin obtener ningún centavo” dijo Blanco.

Las autoridades lo acusaron de terrorista. Tenían razón. El sembraba el terror entre los dueños de la tierra y de la gente. Durmió bajo las estrellas y en celdas ocupadas por las ratas. Hizo 14 huelgas de hambre. En una de ellas, cuando ya no aguantaba más, el ministro del Interior tuvo un gesto cariñoso y le envió, de regalo, un ataúd”, comentario de Eduardo Galeano al libro de Hugo Blanco, llamado “Nosotros los Indios”.

El luchador social, quien organizó grupos de autodefensa para la ocupación y defensa de las tierras, relata que “en Convención y Lares fueron expulsadas comunidades indígenas amazónicas que no podían adaptarse al trabajo servil. Y el Estado pagaba a los nativos por sus tierras, 10 centavos por hectárea”.

A sus 83 años, le sonríe a la senda caminada. No se arrepiente de nada, y con su mirada seria dice, “si estoy vivo es por suerte, porque la policía uniformada, con la cual yo me enfrenté, tenia orden de agarrarme muerto”.

Blanco, indígena Quechua, relata que el Estado siempre ha utilizado a los propios indígenas o campesinos para que se maten entre ellos. Ese fue el caso de cuando fue perseguido por la policía y cuando pidieron la pena de muerte para él. Sabiendo quien había pedido la pena de muerte, Blanco respondió en el juicio definitivo. “Si los cambios sociales que han habido en la Convención (Departamento del Cusco) merecen la pena de muerte, estoy de acuerdo con la pena de muerte. Y señalé al que había pedido mi cabeza. Pero que sea esté (al que pidió la pena) el que me mate con sus propias manos, que no ensucie con mi sangre las manos de los policías, que son hijos del pueblo”.

El indígena Quechua ha pintado las paginas de la historia de su país en cada una de sus acciones. Pero también Actualmente, produce una serie de publicaciones temáticas, y un periódico mensual llamado Lucha Indígena, que recoge las últimas acontecimientos sociales y políticos del país, desde una visión indigenista. Ha estado presente en diversas luchas y resistencias, sobre todo, de los pueblos originarios de la Latinoamérica. Fue en el año de 1994 cuando pisó territorio liberado por el EZLN cuando hizo su primer acercamiento a esta organización. Desde entonces ha participado en diversos eventos públicos realizados por el EZLN y el CNI, asegurando que en las manos de los pueblos indígenas esta detener la destrucción del sistema capitalista. “Ahora que hay un ataque feroz contra naturaleza, los primeros en levantarse por la defensa de la madre tierra son los indígenas, porque le quietaron su agua, su tierra, y por lo tanto, la represión se descarga sobre ella. Esta en manos de nosotros los pueblos indígenas la posibilidad de crear una alternativa al capitalismo. Los zapatistas son una esperanza para los pueblos latinoamericanos ”, señaló Blanco.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -
- Advertisment -

MÁS RECIENTE

¿Por qué crece el rechazo local y global a la minería...

0
No es la primera vez que las y los pobladores de la región se movilizan en contra de los intentos por explotar la selva de los Chimalapas.