La defensa de Lützerath

por CrimethInc.

En la última semana, la policía ha tomado medidas brutales para reprimir los movimientos ecologistas en Europa y Estados Unidos. En Alemania, la policía desalojó y destruyó el pueblo de Lützerath, ocupado desde hacía mucho tiempo, en una operación masiva para ampliar una mina de carbón a cielo abierto ecológicamente devastadora. En Atlanta, Georgia, la policía asesinó a una persona en el curso de sus esfuerzos por desalojar y destruir el Bosque Weelaunee.

Quienes se enfrentaron a la policía en Lützerath están luchando por un futuro para todos los seres humanos y los seres vivos. Sean cuales sean las justificaciones inmediatas que puedan ofrecer los especuladores capitalistas para intentar extraer y quemar más carbón, mantener la tierra habitable es más importante.

Del mismo modo, nos conmueve profundamente la valentía de quienes siguen defendiendo el bosque de Atlanta, incluso después de que la policía haya demostrado que cometerá asesinatos para desalojarlo. Si nuestra especie es capaz de sobrevivir a la catástrofe ecológica que está provocando el capitalismo industrial, se deberá sobre todo a la valentía de personas tan valientes y desinteresadas.

En el siguiente reportaje fotográfico, un testigo de los sucesos de Lützerath documenta los enfrentamientos que se produjeron entre la policía y los activistas climáticos.

También hemos preparado un cartel en el que se señala la responsabilidad de las autoridades en las catástrofes que está infligiendo el cambio climático impulsado por la industria.


Lützerath: Antes del asalto

En Lützerath, a partir de la tarde del 4 de enero, activistas y policía se enfrentaron en la mina a cielo abierto. Protegida por la policía, la excavadora de la empresa alemana de servicios públicos RWE excavó a menos de 20 metros del muro de Lützerath.

El desalojo

Las siguientes fotografías, del 9 al 13 de enero, documentan el desalojo.

Tras unos días agotadores, los y las activistas se toman un pequeño descanso en Lützerath un día antes de que la policía irrumpiera en la ocupación.

En el pueblo de Lützerath, los y las activistas ocuparon y atrincheraron la mayoría de los edificios que quedaban. Algunas se encadenaron en un sótano.

Activistas intentan impedir que la policía construya una valla alrededor de Lützerath. Finalmente, la policía consiguió levantar una valla alrededor del pueblo para controlar la zona mientras se disponía a desalojar a las ocupantes.

Mientras hacían retroceder a los y las activistas en la carretera L277 en Luetzenrath, la policía estuvo a punto de derribar un trípode ocupado por un manifestante. Al igual que hicieron en sus asaltos a las ocupaciones que defendían los bosques de Hambacher y Dannenröder, la policía se arriesgó deliberadamente a herir a los activistas.

Los y las activistas habían construido casas en muchos árboles en previsión de la operación policial masiva. Éstas servían de habitáculo y, al mismo tiempo, dificultaban el desalojo, ya que sólo fuerzas especiales de la policía con experiencia en escalada podían llevarlo a cabo. Los y las activistas se encadenaron dentro de algunas de estas casas en los árboles.

En la pancarta de la torre puede leerse “Unidas por las Nueve Ogoni. Quememos Shell, no el petróleo”. Las Nueve Ogoni son un grupo de viudas nigerianas que demandaron a la corporación petrolera Shell después de que sus maridos fueran ejecutados por el gobierno nigeriano tras las protestas contra la contaminación causada por las fugas de petróleo en el delta del Níger.

Policías desalojando a una activista de una casa de madera. Las casas recuerdan al pueblo improvisado (Hüttendorf) de Wendland durante la década de 1980, cuando los y las activistas antinucleares ocuparon las obras de construcción de un almacén de residuos nucleares previsto en Gorleben. La Guardia Federal de Fronteras y la policía desalojaron el Hüttendorf tras un mes de enfrentamientos.

Activistas se enfrentan a la policía. Un museo de arquitectura de Fráncfort pidió exponer esta cabaña tras el desalojo. Sin embargo, como la corporación RWE no quiere dejar ningún simbolismo al movimiento climático, la policía la demolió.

La policía desaloja a una activista de una cabaña en un árbol mediante palas recogedoras.

Para evitar tener que cargar con los y las detenidas, los agentes de policía los empujaron en una carretilla.

Después de que los y las okupas anunciaran que dos personas ocupaban un túnel, la policía registró toda la zona en busca de la entrada del túnel. Tardaron varias horas en encontrar la entrada.

El túnel planteó a la policía importantes problemas durante el asalto. Finalmente, la empresa RWE redefinió el desalojo como una “operación de rescate” para obligar a los bomberos a responsabilizarse del desalojo de las activistas.

Las dos activistas que ocuparon el túnel retrasaron el desalojo varios días. Tras al menos cuatro días en el túnel, las activistas salieron más o menos voluntariamente. Cuando lo hicieron, eran las últimas ocupantes de Lützerath.

La policía desaloja a dos activistas de un soporte mientras destruye todo a su alrededor.

Los restos de la “torre” fotografiada arriba.

Geräumte Träume, “sueños desahuciados”, es un juego de palabras en alemán. La destrucción de la ocupación de Lützerath despeja el camino para que la industria de los combustibles fósiles cause más estragos en el clima, pero este lugar fue también un esfuerzo parcialmente realizado para crear un modelo alternativo que mostrara cómo podría ser la vida sin la violencia de la policía y la presión para competir dentro del capitalismo. En ese sentido, el desalojo también representa un ataque a un intento de demostrar las virtudes de una vida libre de dominación.

Escenas de destrucción tras el asalto.

Escenas de destrucción tras la redada.

La pegatina dice “Disuelvan la policía.”

Obras de arte en las paredes de Lützerath.

Durante más de seis horas, la policía retuvo a las activistas en un vehículo de RWE. A las personas detenidas se les negó el acceso a los aseos durante todo ese tiempo.

Inmediatamente después del desalojo de la granja de Eckhardt, la última residencia oficial de Lützerath, la policía demolió el patio para destruir cualquier símbolo de resistencia. Las casas de los alrededores fueron destruidas en los días siguientes.

Muchos de los guardias de seguridad y trabajadores empleados por RWE en la demolición llegaron a Alemania como inmigrantes o proceden de países de Europa del Este.

El empleo precario allana el camino a la catástrofe climática.

Preparándose para un largo desalojo, los y las activistas recogieron muchos alimentos. La policía optó por un enfoque descuidado, poniendo en peligro en repetidas ocasiones vidas humanas para llevar a cabo el desalojo más rápidamente de lo previsto.

Los y las activistas habían pintado una enorme bandera del Orgullo en la pared de la ocupación “Paula”. La policía se encargó de destruirla al mismo tiempo que el patio de Eckhardt.


Manifestación: Sábado 14 de enero

El sábado 14 de enero, más de 35.000 personas participaron en una manifestación contra el desalojo de Lützerath.

Inmediatamente después de llegar al lugar de la manifestación, los participantes se dirigieron a la valla que rodea Lützerath. Espontáneamente, muchos intentaron romper las líneas policiales. La policía respondió golpeando brutalmente a los manifestantes, a menudo apuntándoles a la cabeza. En lo que parece ser una nueva táctica policial, muchos agentes se empeñaron en golpear manualmente a los manifestantes directamente en la laringe, para que estas agresiones parecieran meros “empujones” al ser captadas por las cámaras de los reporteros gráficos.

Manifestantes reunidos el 14 de enero.

Manifestantes enfrentándose a la policía el 14 de enero.

Policías luchando contra el lodo en el aire el 14 de enero.

La policía ataca violentamente a los y las manifestantes el 14 de enero.

Después de que la policía consiguiera detener el primer intento de traspasar sus líneas, grupos organizados se unieron a los enfrentamientos y consiguieron hacer retroceder a la primera línea de policías hasta la valla.

Allí, la segunda oleada también se detuvo.

Enfrentamientos entre policías y manifestantes.

Manifestantes se lían a golpes con la policía.

Como dice el viejo cántico alemán, Hop hop hop. Schweinen im galop! “Hop hop hop! ¡Cerdos al galope!”

La policía escolta a un agente herido lejos de los enfrentamientos.

Manifestantes se enfrentan a la policía.


Tras los enfrentamientos del 14 de enero, circularon imágenes ampliamente que mostraban a una persona vestida de monje -popularmente apodado el “mago del barro”- enfrentándose a la desdichada policía antidisturbios. Véase el apéndice I para más detalles sobre las aventuras internacionales de este misterioso personaje.

La policía se enfrenta a manifestantes y a un “mago del barro” en Lützerath. Este es un corte más largo del vídeo; una versión más corta se convirtió en un meme bastante extendido.

Acciones descentralizadas: Martes 17 de enero

Para el martes 17 de enero, la alianza Lützerath Unräumbar (“Lützerath no puede ser desalojado”) convocó acciones descentralizadas.

Un grupo de acción ocupó los raíles que suministran carbón a la central térmica de carbón Neurath II.

Manifestantes movilizándose el 17 de enero.

Manifestantes ocupando los raíles que suministran carbón a la central de carbón Neurath II. La pancarta reza “Paz a los pueblos, guerra al carbón”, una modificación del antiguo eslogan “Paz a los pueblos, guerra a los palacios”.

Al mismo tiempo, la gente ocupó una excavadora de carbón en la mina a cielo abierto de Inden y otra en la mina a cielo abierto de Hambach.

Un grupo llamado La Última Generación bloqueó las carreteras de acceso a RWE, mientras que otro grupo bloqueó los camiones de RWE con una sentada.

En Lützerath, algunas personas intentaron salir de una manifestación rodeada por la policía para alcanzar la valla.

En Düsseldorf, Extinction Rebellion se movilizó frente al Ministerio del Interior.

Manifestantes movilizándose el 17 de enero.

Manifestantes movilizándose el 17 de enero


Apéndice I: Seguimiento de las aventuras del Mago del Barro desde la ZAD hasta Lützerath

Circularon ampliamente imágenes que mostraban a una persona vestida de monje -popularmente apodado el “mago de barro”- enfrentándose a la desventurada policía antidisturbios durante los enfrentamientos en Lützerath el 14 de enero.

De hecho, esta misteriosa figura ya había aparecido en 2018, durante la defensa de la ZAD (la “Zona a Defender”, un área ocupada durante mucho tiempo donde los residentes bloquearon la construcción de un aeropuerto) en Notre-Dame-des-Landes.

Según le Monde, la policía tendió una emboscada al monje entre un grupo de otros defensores. El monje arrojó cubos de agua a los policías, proclamando: “¡Os bautizo en nombre del ZAD!”. En medio del caos, se llevó una de sus porras.

Fotografía de un manifestante en la ZAD de Notre-Dame-des-Landes, enfrentándose a la policía antidisturbios durante su intento de desalojar a los y las residentes en 2018. Vestido con una capucha marrón ceñida con un trozo de cuerda, sostiene en alto una porra de policía como si fuera un crucifijo mientras porta una especie de escudo improvisado.

Según se informa, en la ZAD, el mismo monje fue visto más tarde coreando “desarmadles” con los jubilados liberales mientras sujetaba la porra que había arrebatado a los policías.

¡Victoria para los magos del barro! ¡Defended la tierra!


Apéndice II: Un cartel

En respuesta a la violencia policial en Lützerath y Atlanta, hemos preparado un cartel que identifica la responsabilidad de las autoridades en las catástrofes que está infligiendo el cambio climático impulsado por la industria.

Haz clic en la imagen para descargar un PDF del cartel para imprimirlo y distribuirlo.

A medida que el cambio climático se acerca al punto de no retorno, recuerda: tras el 11 de septiembre de 2001, el FBI declaró que los y las activistas medioambientales eran el enemigo nº 1.

Mientras las temperaturas se disparan, recuerda cómo los políticos aprobaron leyes para proteger a los especuladores de los combustibles fósiles.

Mientras los huracanes azotan la costa, recuerda cómo los policías rociaron con spray de pimienta los ojos de los manifestantes.

Mientras las inundaciones destruyen ciudades, recuerda a toda la gente que maltrataron en Standing Rock.

Mientras los bosques se convierten en humo, recuerda cómo la policía antidisturbios cargó contra las multitudes para poder ampliar la mina a cielo abierto de #Lutzerath.

Mientras los casquetes polares se derriten, recuerda cómo los fiscales acusaron a los jóvenes de terrorismo por intentar proteger el medio ambiente del que todos dependemos.

Recuerda quién es el responsable.

Si no fuera por su violencia, hace tiempo que podríamos habernos ocupado de los que impulsan el cambio climático.

A cambio de unos pocos dólares, nos están imponiendo el fin del mundo.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA / LEAVE A REPLY

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

MÁS RECIENTES

Guatemala: Entre palma y conservación, comunidad maya q’eqchi’ en riesgo de desaparecer

Aldea no tiene papeles de sus tierras porque está en zona de amortiguamiento de un área protegida; mientras la palma les roba tierra

Indígenas de Michoacán protestan por liberación de defensora de los bosques

Cientos realizan bloqueos carreteros para exigir la liberación inmediata de purépecha defensora de los bosques

ÚNETE A LA

Y ACCEDE A BENEFICIOS EXCLUSIVOS