Lützerath se queda: la resistencia de un pueblo alemán contra la industria del carbón

En portada: Activistas mantienen la resistencia activa contra el desalojo del pueblo de Lützerath

La gigante energética RWE quiere ampliar una de las mayores minas a cielo abierto de Europa, localizada en Garzweiler, noroeste de Alemania, para la extracción de carbón y, para ello, considera arrasar en su totalidad al pueblo de Lützerath.

No obstante, la resistencia integrada por movimientos ecologistas planea impedirlo. Afirman que el argumento del gobierno alemán sobre “el peligro para la seguridad del abastecimiento energético” es injustificado y ni siquiera está avalada por ningún estudio.

Hace dos años, la multinacional alemana demolió una carretera y comenzó a talar árboles alrededor del pueblo parcialmente abandonado, aún cuando había prometido no incursionar en territorio de Lützerath. Esta comunidad es sólo una de una docena de pueblos que han sido expropiados y demolidos, algunos reconstruidos a varios kilómetros de distancia para dar paso a la extracción de carbón.

Desde entonces, activistas operan bajo la iniciativa Lützerath Bleibt (Lützerath se queda) para permanecer en el pueblo, convirtiéndolo en un lugar de resistencia. Ahí trabajan junto a la población local como Eckardt Heukamp -el último agricultor que permaneció- y otras organizaciones para evitar el arrasamiento del pueblo.

“En estos tiempos de múltiples crisis, los que menos tienen son siempre los que más sufren. Todo ello mientras las empresas de combustibles fósiles obtienen más beneficios que nunca y son las mayores contaminadoras del planeta. Sólo 100 empresas de combustibles fósiles son responsables del 71% de las emisiones globales - la empresa alemana de combustibles fósiles RWE, propietaria de la mina de carbón junto a Lützerath, es una de ellas”, aseveran los miembros de Lützerath Bleibt mediante una declaración internacional.

Te puede interesar - Acuerdo Unión Europea-Mercosur: así se construye la transición energética desigual

Este lunes (2), la policía realizó un primer intento para incursionar en el pueblo, pero fue recibida con resistencia de los activistas quienes han colocado barricadas que impidieron el avance de los cuerpos de seguridad. Las imágenes difundidas por los ecologistas muestran una resistencia pacífica.

El martes (3) también se registró otro intento de incursión, esta vez contra los árboles del pueblo, pero los activistas volvieron a resistir a la operación policial.

El gobierno local ordenó la evacuación del pueblo y ha autorizado a la actuación de la policía a partir del 10 de enero. Al mismo tiempo, continúa el arribo de personas a Lützerath para detener el avance de las máquinas e incluso se ha programado la realización de un festival para este fin de semana.

Sumado a ello, entre los días miércoles (4) y viernes (6) se han anunciado más de una veintena de protestas en diversas ciudades de Alemania para condenar el desalojo contra Lützerath.

Compromisos de papel

En diciembre del 2022, después de un acuerdo entre RWE y el Ministerio del Medio Ambiente del estado de Renania del Norte-Westfalia, respaldado por la aprobación en el Parlamento federal, la policía dio a conocer que el desalojo de la resistencia en Lützerath se realizará el fin de semana del 14 y 15 de enero.

Extracción de carbón en Alemania

La mina de lignito -material utilizado como carbón fósil- es considerada como la más contaminante de Europa. Con su ampliación, el gobierno alemán pretende extraer hasta 280 millones de toneladas adicionales de carbón, lo que representa cuatro veces más de lo que prometió reducir en emisiones contaminantes mediante el Acuerdo de París, firmado en 2015.

Te puede interesar - Petroleras: beneficiarias de la “neutralidad del carbono”

Según el acuerdo de finales de 2022, la eliminación progresiva del carbón en Alemania se adelantará a 2030, en lugar de 2038, y varios pueblos se salvarán de la destrucción, pero no es el caso de Lützerath.

En un contexto donde Alemania reduce su dependencia al gas y el petróleo ruso, las autoridades advierten que el carbón tendrá que seguir siendo fuente de energía durante varios años más.

Mensaje de zapatistas en solidaridad con la resistencia de Lützerath

“Después de docenas, incluso cientos de años de acción climática liderada por los pueblos indígenas del Sur Global, después de un desastre climático tras otro, estamos al borde de puntos de inflexión de destrucción climática que no podemos revertir”, sostienen los activistas ante la inminencia del desalojo. 

“Europa ya ha destruido bastante. Hay que parar. Paren los megaproyectos, paren el acaparamiento de tierras en todo el mundo, paren las cooperaciones con empresas de combustibles fósiles como RWE y empiecen a usar menos energía. El mundo está mirando y no aceptaremos más esta destrucción”, es el llamado de la organización en Lützerath.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA / LEAVE A REPLY

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

MÁS RECIENTES

La defensa de Lützerath

Un ensayo fotográfico que documenta la destrucción ecológica y la resistencia de quienes se enfrentaron a la policía en Lützerath

Funcionarios mexicanos anuncian licitación para polos industriales del Corredor Interocéanico

En febrero se lanzarán las primeras licitaciones; pueblos convocan a acciones dislocadas contra el Corredor para el 9 de febrero

Gobierno de México desconoce cantidad de agua utilizada por minería

La mayor parte de la actividad minera se ubica en zonas áridas y semiáridas, en los estados de Sonora, Zacatecas, Durango, Colima y Guerrero