jueves, octubre 1, 2020
Inicio Terrorismo de Estado Agreden físicamente a colaboradora de Avispa Midia en Honduras

Agreden físicamente a colaboradora de Avispa Midia en Honduras

-

El pasado 12 de marzo, dentro de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), fue agredida físicamente la periodista Nancy García, colaboradora de Avispa Midia y activista del colectivo Josefa Lastiri.

Los hechos acontecieron mientras la periodista grababa con su teléfono celular la agresión de un guardia de seguridad de esta universidad contra niños vendedores ambulantes. “Yo estaba con dos compañeras más cuando llegó uno de los menores de edad, que lastimosamente se ve obligado por las circunstancias de este país a vender dentro de los predios de la universidad. El niño llegó muy alterado diciendo que estaban golpeando a uno de sus compañeros. Llegamos a donde estaba el menor y el niño estaba prácticamente detenido con la camisa rota y golpeado”, denuncia García.

La periodista inmediatamente comenzó a grabar con su celular y, a su vez, preguntó al niño sobre quien lo había golpeado, el menor de edad “señaló al guardia de seguridad”, dijo García.

Inmediatamente después de unos segundos de grabación el guardia se acercó a la periodista, le tiró el celular y la golpeó en el rostro, brazos y piernas. “El guardia me cuestionó el motivo por el cual yo grababa y empezó a golpearme, entonces intervinieron otros de mis compañeros y el guardia cargó su arma y  apuntó hacía quienes estábamos allí, específicamente a uno de los compañeros”, relata la comunicadora.

Esta agresión también fue documentada por La Red Nacional de Defensoras de Derechos Humanos en Honduras mediante la Alerta No. 026-2019, donde se detalla la violencia ejercida contra la colaboradora de Avispa Midia.

La periodista realizó una denuncia de los acontecimiento ante el Comisionado Universitario de la UNAH y en la Jefatura Metropolitana No. 1 (Core 7). En esta entidad policiaca estuvo esperando cuatro horas para ser examinada por Medicina Forense.

Por parte de las autoridades correspondientes de la universidad no emitieron ningún tipo de pronunciamiento en relación a la violencia ejercida contra la comunicadora y contra los infantes. “La universidad justificó esta violencia asumiendo que grupos políticos defienden a estos menores, como queriendo culparnos por su actividad en la universidad”, señala García y, pone en cuestión las condiciones que han empujado a estos niños a tomar esta alternativa, “es la extrema pobreza en Honduras que representa 40.7%, donde el gobierno no invierte en salud y educación, sino que invierte más en armas, los niños tienen que ver como buscar un trabajo después de sus clases, porque estos niños si estudian”, dice García, quien también forma parte del Movimiento Amplio Universitario (MAU- CU), espacio donde también ha establecido un acercamiento con los infantes vendedores dentro de la universidad.

Excelencia en seguridad

El guardia de seguridad porta una camisa de color blanco con el logo de la empresa CNK y un lema que reza, “Excelencia que no se detiene”. La Empresa de Seguridad y Vigilancia Privada CNK S de R. L. comenzó operaciones desde el mes de octubre del año 2018 en esta universidad, al adquirir el contrato No. 09-2018-SEAF-UNAH formalizado mediante la resolución No. 22/09-2018. En este contrato participó el rector Francisco Herrera por parte de la Universidad y por parte de la empresa Kevinh Humberto Girón Quiñonez.

“La universidad quiere mantener una imagen de que dentro de la universidad todo esta excelente y que tenemos guardias que respaldan. Pero no es así, ha habido violaciones y han habido denuncias contra docentes por estas violaciones y por extorciones, pero se ha hecho caso omiso”, agrega la comunicadora.

El contrato tiene por objetivo el, “Suministro del servicio de seguridad para la UNAH en cuatros zonas especificas y diferenciadas, así como la supervisión de los guardias internos de la institución”, el costo de este servicio es de treinta y tres millones veinticuatro mil lempiras (Aproximadamente 13 millones de dólares) por un año.

CNK es una empresa que ha brindado sus servicios también al Hospital Escuela Universitario (HEU), a la Universidad Pedagógica Francisco Morazán y a diversos sectores del gobierno de honduras, como para la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE).

La Alerta emitida por el Comité de la Libre Expresión sostiene que las acciones de agresión por parte de guardias de seguridad privada contratados por la máxima casa de estudios de Honduras no son nuevas, aunque las empresas se cobijen bajo distintos nombres para atacar a quienes hacen uso de su derecho a la libertad de protesta, libertad de prensa y libertad de expresión. “Al grado que representantes de la seguridad público-privado hasta sirven de testigos judiciales para criminalizar a estudiantes y defensores de derechos humanos”, denuncia esta alerta.

Recientemente, la Relatoría Especial sobre Libertad de Expresión, de la Comisión Interamericana de derechos Humanos (RELE-CIDH), publicó el informe “Mujeres periodistas y libertad de expresión”, en donde expone sobre la violencia hacia las mujeres periodistas no son actos aislados en Honduras, “sino que son sintomáticos de un patrón de discriminación estructural contra las mujeres, que tiene sus raíces en conceptos referentes a la inferioridad y subordinación de las mujeres ante los hombres”.

Para García la comunicación alternativa y libre se hace necesaria en Honduras porque “el periodismo, como en todos los lugares, están alienados al sector económico y partidos políticos, toca buscar entonces esas alternativas para poder denunciar lo que otros medios no están denunciando”, expresa la comunicadora.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -
- Advertisment -

MÁS RECIENTE

Denuncian esterilizaciones masivas a mujeres migrantes detenidas en Estados Unidos

0
“Cuando conocí a todas esas mujeres que habían tenido cirugías, pensé que esto era como un campo de concentración experimental.