Economía de muerte en Guatemala: Palma de aceite y la transfiguración de las tierras del norte
Spread the love
  • 36
    Shares

La existencia de abundantes afluentes de agua para el riego de extensas tierras fértiles, junto a la explotación de mano de obra en condiciones similares a la esclavitud y la expoliación de las tierras indígenas y campesinas por parte de las corporaciones, representan los pilares sobre los que se cierne la brutal expansión de la industria palmera que afecta toda forma de vida en la Franja Transversal del Norte (FTN) de Guatemala, región de mayor conflicto agrario de este país, frontera con México.

Como parte de los proyectos de integración económica que aterrizan en Mesoamérica, el reordenamiento territorial actual en esta región, resultado de la expansión de la industria palmera, responde a una dinámica dictada desde el exterior. Enmarcada por factores globales como la crisis energética, los altos precios de los hidrocarburos y sobre todo la mercantilización de la naturaleza y su biodiversidad, el proceso iniciado hace ya casi dos décadas ha sido dinamizado por inversiones que promueven el despojo de tierras a través de estrategias, legales e ilegales, ejecutadas por empresas transnacionales y grupos criminales bajo el amparo del Estado y el discurso conservacionista de ONGs.

Actualmente en el mundo se cultivan 15 millones de hectáreas de palma aceitera y, según estimaciones de consultores realizadas para empresas dominantes de dicha industria como Unilever, se duplicará para 2050. En Guatemala se contabilizan 160, 000 hectáreas con una producción de 545,000 toneladas, distribuidas en los departamentos de Petén, Izabal, Alta Verapaz, Quiché, Escuintla, Suchitepéquez, Quetzaltenango, San Marcos y Retalhuleu.

Las plantaciones en el norte de Guatemala ocupan un área equivalente a la tierra de cultivo de más de 60 mil agricultores, en su mayoría, tierras de campesinos donde se reportan desplazamientos forzados de comunidades y pueblos indígenas. En total 14% de las tierras agrícolas de Guatemala se encuentran ocupadas por el monocultivo de palma cuya extensión creció 270% en una década, lo que ha provocado el detrimento en las áreas de producción de alimentos y ha engullido comunidades enteras y envenenado las aguas, los suelos y cuerpos de quienes habitan el norte de Guatemala.

 

El presente reportaje dividido en tres partes describe los cambios de territorialidad en la FTN de Guatemala a partir de la industria de la palma y el actuar de tales corporaciones al desplazar comunidades, contaminar aguas e imponer un modelo de agricultura el cual busca hasta el último centavo de lucro. Al aprovechar la desigual estructura agraria del país centroamericano, las alianzas de corporaciones trasnacionales, bajo el discurso de la economía verde y en el empalme con negocios ilícitos, contribuyen también en la transformación de bosques y territorios campesino en desiertos verdes.

 

Palma de aceite y la transfiguración del norte de Guatemala reporta como la tierra y el agua, dos pilares fundamentales para la expansión de la industria de la palma, son acaparados por las corporaciones con la connivencia del Estado guatemalteco, destruyendo las formas tradicionales, campesinas e indígenas de organización. Más ⇒

Guatemala: el trabajo esclavo detrás de la palma aceitera reporta las condiciones similares a esclavitud a la cual están sometidos los trabajadores de la industria palmera. Más ⇒

El lavado de dinero en Guatemala y la palma aceitera aborda la relación directa entre la industria de la palma y el lavado de dinero ilícito. Más ⇒

Avispa Midia es un proyecto totalmente independiente, hasta el día de hoy se sotiene con el trabajo voluntario de sus miembros. Hemos decidido recorrer a la solidaridad para poder continuar con otros temas de investigación que se han detenido por fallta de recursos económicos. Apoya este proyecto, cualquier donación es de gran ayuda.

Aldo Santiago

Leave a reply