El reto de pensar en comunidad: “Creo que sobreviviremos a los Estados Unidos”

Traducción por Colectivo Comunitario de Blacklidge y Avispa Midia

Avispa Midia estará presentando quincenalmente diversos procesos y ejercicios por la construcción de autonomía. Otras formas de relaciones sociales. A continuación, presentamos una entrevista con integrantes del Colectivo Comunitario de Blacklidge. Comparten la experiencia de su espacio comunitario que, igual sirve de comedor, taller de impresiones, biblioteca y muchas otras actividades autogestionadas realizadas en Tucson, Arizona.


Avispa Midia (AM): ¿Cómo puedes describir el proyecto en que participas?

Y: La versión corta es un espacio para experimentos en la vida autónoma. Pero también es una biblioteca, un jardín, un centro comunitario, una comunidad. Es un lugar de autogestión.

X: La mayoría de las veces, cuando no me apetece decir “Colectivo Comunitario de Blacklidge” (CCB), me refiero a él como “el espacio comunitario”.

Z: Es un espacio físico, y creo que eso es realmente importante. Si alguien tiene el deseo de hacer o acoger algo aquí, como que nunca ha sido rechazado. Así que es sólo este espacio expansivo donde podemos crear cosas.

AM: ¿Cómo se fundó y cuántas personas forman parte?

Y: Dependiendo de lo detallado que quieras ser, empezó con los restos de una cafetería cooperativa llamada A Shot in the Dark. Después de que se cerró, algunos de los trabajadores-propietarios de la cafetería, que eran en su mayoría punks muy jóvenes, entre adolescentes y veinteañeros, y que acababan de interesarse por la política anarquista, se mostraron muy interesados en crear un local autogestivo que también trabajara en prácticas de reducción de daños (individuales y sociales relacionados con el uso de drogas). Y al conocerlos, se trataba probablemente de dos micro generaciones de gente que salía de los círculos y subculturas anarquistas, y nosotros hablábamos con ellos, como gente mayor de 15 años que ellos aproximadamente, sobre la búsqueda de un espacio. 

Así que encontramos un pequeño espacio en el barrio al norte de aquí en el que hicimos básicamente eso. Además de realizar eventos autogestivos y un centro de acogida para la reducción de daños durante el día, realizamos otro tipo de eventos por la noche: lecturas de poesía, recaudación de fondos para tatuajes, conferencias y talleres. Y entonces, justo antes de la pandemia, encontramos este espacio. Y se amplió, uniendo fuerzas con múltiples proyectos de archivos y el proyecto de la imprenta que también buscaban un espacio. Y poco después, Tucson Food Share (Compartir alimentos en Tucson) se unió a nosotros, y un proyecto de ayuda mutua se unió a nosotros. Y esa es la situación actual. Nos mudamos a este espacio sólo como un mes o dos meses antes del levantamiento (en referencia a las protestas en EEUU tras el asesinato de George Floyd a manos de la policía).

Y: Cualquiera es bienvenido a las reuniones. Quiero decir, no sé, en cuanto a la gente que viene aquí regularmente, tal vez más o menos una vez al mes vienen aquí ¿100 personas? O quizás más, ¿120 personas?

Z: Y el fin de semana pasado hubo una obra de teatro, Romeo y Julieta, y probablemente hubo entre 300 y 400 personas en el transcurso de tres días. Tal vez esta será una buena sección para hablar, ¿hay algún otro proyecto que ocurra aquí que merezca ser nombrado y que no hayamos mencionado todavía?

Y: La Red de Malla es un experimento para intentar conseguir un acceso a Internet asequible y semiautónomo. Básicamente tienes estos transmisores que se colocan en la parte superior de los tejados dentro de una cierta distancia entre sí, creo que el rango es de aproximadamente una milla. Pero es mejor si está más cerca. Y sí, esos diferentes nodos se conectan entre sí y se comunican entre sí y se puede propagar lentamente el acceso a Internet a medida que se colocan más y más de esas antenas. 

Así que La Red de Malla espera proporcionar - no es un internet totalmente autónomo porque internet no es totalmente autónomo - pero su plan a largo plazo es comprar servidores en una granja de servidores cercana al CCB dentro del alcance de nuestra azotea. Y poder ofrecer un acceso a Internet gratuito y semiautónomo, menos regulado, a cualquiera que esté al alcance de las antenas.

Z: ¿Hemos mencionado el jardín? Creo que el jardín es realmente especial. El edificio es un gran almacén de ladrillos al final de una calle sin salida. El jardín está justo enfrente de la entrada principal del edificio y hay que atravesar el jardín para entrar. El desierto es muy duro y los veranos son muy duros aquí y las cosas se mueren con mucha facilidad, y siento que el jardín es simplemente esta energía de vida que atraviesas para entrar en este espacio.

X: Hay un montón de diferentes objetivos con el jardín. No creemos que vayamos a cambiar realmente el curso de la soberanía alimentaria con este pequeño jardín, pero podemos tratar. Al menos podemos cambiar la cantidad de dinero que gastamos individualmente en alimentos. Podemos al menos tener comida para contribuir a las cenas semanales que se hacen aquí. Es como plantar una semilla en la mente de la gente para que piense en la soberanía alimentaria y en la forma en que obtenemos nuestros alimentos y en lo jodidos que están los sistemas alimentarios. 

Y: Quizá añadiría algo relacionado con el jardín - es quizá como una cosa de panorama general en cuanto a lo que es interesante para mí sobre el CCB. Un amigo dijo al reflexionar sobre su programa de alimentos que tenían en un espacio similar en Atlanta, Georgia, que el programa de alimentos que estaban haciendo en ese momento - alimentaba, probablemente, un par de cientos de personas a la semana. Pero lo importante para ellos no era la cantidad de personas que alimentaban, sino el hecho de que todos los que participaban en el espacio, así como las personas que venían al espacio para el programa de alimentos, dependían del programa de alimentos, al menos en algún nivel, para alimentarse. 

Y así, en esos momentos, a través de ese programa, todos estaban unidos y se necesitaban mutuamente. Y eso marcó el camino para construir relaciones autónomas y comunidades autónomas, es como, ese es el tipo de interdependencia que necesitamos. Y para mí, el jardín realmente contribuye a eso, o al menos contiene las semillas para algo así. 

Z: La comida es muy importante: la conexión entre el jardín, la alimentación de nosotros mismos, la alimentación de los demás, el Tucson Food Share, un proyecto que estaba aquí antes de que se trasladara a su propio edificio, y por supuesto las cenas de los martes por la noche, de las que no hemos hablado demasiado todavía. Pero la cena del martes por la noche es mi evento favorito que ocurre aquí. 

Hay probablemente 50 a 100 personas que casi se puede garantizar que estarán allí en una base de rotación, como la gente que usted sabe que va a ver todas las semanas y creo que es realmente especial. 

La conexión entre el cultivo de plantas, regar los cultivos, tener comida, conseguir alimentos de Food Share Tucson para cocinar la cena para nosotros, para alimentar a otras personas, y luego como - la gente trae a sus madres a la cena del martes. Es especial.  

X: Sí, algo en lo que estoy pensando es en una persona cuyo trabajo me gusta mucho, Dayna Lybb Nuckolls, quien define la liberación como “el trabajo de imaginar en comunidad”, y siento que eso se aplica mucho aquí.

Cuando pienso en esa frase, lo primero en lo que pienso es en las cenas de los martes. Porque no se trata sólo de cenar juntos. Son todas estas cosas de reunirse comunitariamente en el espacio para hacer la cena juntos, y hacer que diferentes personas hagan diferentes papeles cada semana - reunirse de esa manera. Ir al Food Share para conseguir la comida, y luego venir aquí y hacer la comida juntos, y luego servir la comida, y luego la gente viene a comer y pasar el rato juntos y hablar en persona, lejos de las pantallas.  

Z: Sí, muchos proyectos y cosas que me importan mucho en nuestra comunidad empezaron en la cena de CCB y siguen floreciendo gracias a ese compromiso de, por ejemplo, te veo cada semana y si tengo una pregunta te la hago en la cena, y luego tenemos una conversación al respecto. 

Y: Lo mejor de todo es que el número de proyectos que han surgido y se han ido desde que el espacio está aquí desde hace sólo dos años es realmente genial, porque demuestra que esta idea de centro experimental, o el enfoque que estamos teniendo, está generando constantemente nuevos proyectos y nuevas iniciativas que pueden tener su propia vida.

Z: Estoy pensando en cómo, una idea necesita un hogar para crecer, y para empezar. Y a veces la gente quiere hacer algo, o quiere empezar algo, pero si no tienes un lugar para hacerlo, es más difícil. Es decir otra vez, el CCB es un espacio físico. Es un edificio en el que podemos entrar y hacer cosas juntos, y especialmente en el desierto, necesitamos un espacio interior. Tenemos la suerte de contar con un espacio interior y con aire acondicionado y todo lo demás.

AM: ¿Cuales son las principales necesidades o problemas que atienden?

X: La necesidad de un espacio físico. Como has dicho, las ideas necesitan un hogar para poder crecer.  Cuando me mudé a Tucson, me quedé sorprendido como, ¡oh Dios mío la gente está realmente haciendo cosas que nunca podríamos hacer en Phoenix!, en parte creo que porque no había una ubicación física. Todos hacíamos cosas en nuestras habitaciones, lo que sigue siendo factible y todavía se pueden hacer muchas cosas de esa manera, pero definitivamente no con la misma capacidad. Especialmente cuando lo haces solo o con un par de amigos, no existe la oportunidad de conocer a otras personas con ideas afines con las que poder diversificar y hacer otros proyectos. 

Y: Si pensamos en el término más amplio, o en la base más amplia de personas que pueden formar parte del espacio, estamos hablando de unas 100-120 personas. No todas esas personas piensan igual, no todas tienen los mismos objetivos. Como mínimo, no todas tienen las mismas palabras para describir esos objetivos. Tal vez haya ciertos valores alineados entre todas esas personas, o inclinaciones tal vez sea una palabra mejor. 

Pero para mí, lo que es y siempre ha sido emocionante sobre el potencial del CCB, es construir un movimiento real. Y no sólo en este marco circunscrito a la construcción de nuevos sujetos que influyan en el gobierno o algo así. Sino en nuevas formas de relacionarse y vivir juntos que al menos ayuden a ser algunas de las semillas para una mejor forma de vivir en medio de toda esta crisis y el capitalismo y el orden global.

Me gustaría pensar que somos minúsculas pinceladas de lo que podría llegar a ser algo como Rojava o Chiapas y los zapatistas. Ya sabes, nos superan. No quiero ponernos en una especie de plano que se acerque a lo épico de lo que están haciendo, y a los retos a los que se enfrentan realmente -la gente muere constantemente-, lo que está en juego es real. Así que no pretendo compararnos en ese sentido.

Pero mi esperanza es que haya algunas semillas, potencialmente de décadas en el futuro, que algunas de esas personas que están haciendo eso en esta área, puedan rastrear algunas cosas en algún nivel a la CCB. 

Para mí, no se trata sólo de crear un espacio para sentirse bien y conectarse con gente genial. Que, obviamente, es un aspecto importante. Pero también es crear recursos materiales para sobrevivir y resistir materialmente al Estado. 

El CCB apoyó de forma concreta las protestas del verano de 2020 y el levantamiento, tanto material como verbalmente. Hemos apoyado las protestas que crecen contra las muertes en la cárcel del condado de Pima. Hicimos una recaudación de fondos de tatuajes para los presos chilenos a raíz de su levantamiento en 2018. Hemos hecho noches de información para Fidencio Aldama - que es un preso político yaqui por resistirse a un oleoducto en Sonora. 

Z: Creo que un problema que aborda este proyecto es el aislamiento. Siento que el capitalismo nos empuja a ser tan individualistas, y nosotros luchamos contra eso de una manera muy simple, reuniéndonos y juntándonos. 

AM: ¿Consideras que este proyecto es una alternativa frente a las relaciones capitalistas?

Y: Yo diría que ese es el esfuerzo: empujar esas dinámicas y esas relaciones cada vez más al margen de nuestras vidas, tanto como sea posible. Para mí, ese encuadre es más útil que intentar vivir una vida pura en la que de repente no estemos sujetos a esas cosas, sino que en determinados momentos y en la trayectoria más larga, vayamos empujando esas cosas cada vez más lejos.

Z: También creo que es muy importante tener en cuenta lo nuevo que es el proyecto del CCB. Es tan joven y tan temprano. ¿Somos una alternativa a las relaciones capitalistas? Sí. ¿Vivimos en otra dimensión en la que no participamos en el capitalismo? No. ¿Pero estamos tratando de plantar esas semillas para que, con suerte, participemos lo menos posible? Creo que sí. Creo que lo estamos plantando, lo estamos empezando. 

X: Incluso en el poco tiempo que llevo aquí, el hecho de estar aquí me ha obligado a repensar y re encontrar formas de relacionarme conmigo mismo y con otras personas y con el lugar, fuera de lo que nos ha inculcado el capitalismo y este modo de vida. Creo que es un error pensar que espacios como éste son automáticamente diferentes y que estamos en una burbuja que ya no se ve afectada por estas cosas. 

AM: ¿Cómo toman las decisiones y cómo enfrentan los obstáculos? 

Z: Algo que me encanta de este proyecto es que quien tiene la energía en el momento de hacer algo, es la gente que está haciendo ese proyecto. Y rara vez intentamos filtrar o censurar las cosas que tenemos energía para hacer. Nos sentimos muy abiertos a los diferentes métodos, ideas y formas de tomar decisiones de mucha gente.

Y: Una parte de ello es el consenso, como una manera de tomar las decisiones, en un proyecto que es tan polifacético.... Hay múltiples proyectos diferentes alojados aquí que hacen cosas muy diferentes. La imprenta no es lo mismo que el jardín. Y así, en un proceso de consenso, ¿qué tiene que decir sobre el jardín alguien que hace casi exclusivamente cosas en la imprenta? 

Z: Y creo que algo tan genial sobre este espacio es -  ¿cómo se toman esas decisiones? No se trata de que las personas de la imprenta y el jardín se sienten en una sala durante dos horas para tener una reunión, y tomar notas de la reunión, y enviar el documento de notas, y hablar de ello y luego votarlo durante dos meses - es simplemente, tal vez 2 o 5 personas, probablemente comiendo, en persona, haciendo contacto visual, teniendo una conversación, y resolviéndolo. 

Y: Hay una forma en que los radicales en general se obsesionan con el “proceso” como la representación de la “nueva forma” - pero sigue siendo en realidad una extraña mentalidad de gobierno, como, “nuestra experiencia de relacionarse juntos es a través de un proceso mediado de la negociación” como, “este es el espacio de gobierno donde decidimos cómo vivimos juntos”.

Y en realidad no es así como la gente vive junta. Lo que más importa son nuestras relaciones con los demás. Relaciones directas, lo menos mediadas posible. 

AM: ¿Cuál ha sido el principal aprendizaje en este momento?

[canto de los pájaros]

X: Siento que estoy aprendiendo cosas todo el tiempo, cada vez que vengo aquí. En general, he aprendido a ser mejor persona. 

Z: Ya había aprendido esto antes en la vida, pero el CCB ha consolidado realmente para mí que navegar por el mundo es mucho más fácil con otras personas. Hacer las cosas solo casi nunca es lo más fácil. 

X: Algo que escuché hace tiempo es que la supervivencia es una carga compartida, y no una obligación individual. Y el CCB lo ha consolidado de forma concreta en mi mente al mostrármelo físicamente. 

Z: Una cosa cursi que he aprendido es: la esperanza. Esperanza en el futuro. Hay un amplio abanico de personas que pasan por aquí y de proyectos que se llevan a cabo aquí, pero lo que veo aquí es gente que realmente cree en algo que va más allá del momento actual. Y personas que realmente se preocupan por ello y piensan en ello con frecuencia, y que en sus acciones cotidianas intentan y trabajan para construirlo. Aprender la esperanza, aprender la amistad, la confianza, la coherencia, el compromiso. 

Y: Sí, ¿quién sabe? Todo podría derrumbarse mañana. 

Z: ¡Exactamente! Menos mal que ahora mismo estamos aquí, en este precioso jardín.  El día está tan bonito. 

AM: ¿Qué más te gustaría compartir sobre tu proyecto u organización?

Z: ¿Hay algún tipo de frase que describa al CCB que no hemos dicho? Es tan difícil de precisar como…es un proyecto anarquista?  ¿un proyecto autónomo?

X: No es ninguna de esas cosas, lo que creo que merece la pena celebrar. Tal vez a otras personas les parezca vago o distante, pero creo que eso es algo realmente genial. Como ocurre con los anarquistas de Phoenix, por ejemplo, a veces se pone tanto énfasis en definir los límites y las fronteras de un proyecto que se asfixian a sí mismos incluso antes de empezar. 

Y creo que eso es algo que el CCB hace realmente bien: no tener esos límites duros y no tener esas fronteras duras de lo que el CCB es y puede ser, lo que hace que pueda ser tan fluido de una manera que funciona realmente bien. Abre mucho espacio para que muchas cosas vivan y prosperen. 

Y: Quiero decir que incluso el lenguaje que has utilizado... donde la gente que no está tan cerca de la CCB podría tener dificultades para “precisarla”, es como, ya sabes, el esfuerzo por precisarla, hay mucho dominio implícito en esa frase. Hay una implicación ahí. Cuando estamos tratando de precisar lo que es algo, debemos cuestionar por qué estamos tratando de hacerlo. ¿Cuál es la función de precisar algo? 

Z: Sí, en realidad es hermoso que no lo intentemos. Eso es especial para mí: que no nos obliguemos a definir nada. 

Y: Cuando escribí la declaración de la misión o lo que sea que aún no se ha aprobado, comencé con la frase de que estamos viviendo el final de América. Y espero que el CCB sobreviva a Estados Unidos. Ya sea de esta forma o de otra, creo que sobreviviremos a los Estados Unidos. 

Z: Yo también lo creo. Me ha gustado mucho lo que has dicho, Y, sobre que tal vez dentro de 20 años, algo en esa época pueda remontarse a algo que se inició aquí, ahora mismo. 

Y: Algunos dirán que Estados Unidos ya está acabado y que sólo estamos viviendo su último aliento…

[risas] 

[canto de pájaros]

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA / LEAVE A REPLY

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

MÁS RECIENTES

Guatemala: Entre palma y conservación, comunidad maya q’eqchi’ en riesgo de desaparecer

Aldea no tiene papeles de sus tierras porque está en zona de amortiguamiento de un área protegida; mientras la palma les roba tierra

Indígenas de Michoacán protestan por liberación de defensora de los bosques

Cientos realizan bloqueos carreteros para exigir la liberación inmediata de purépecha defensora de los bosques

ÚNETE A LA

Y ACCEDE A BENEFICIOS EXCLUSIVOS