jueves, octubre 1, 2020
Inicio Pueblos Originarios En Brasil, planes para entregar tierras indígenas a las mineras

En Brasil, planes para entregar tierras indígenas a las mineras

-

Las tierras indígenas en Brasil ocupan apenas el 13 por ciento de todo el país y ahora el gobierno de Bolsonaro planea promover la creación de reglas que permitan la actividad minera en dichos territorios.

El primero en difundir la nueva política para expandir la industria extractiva fue el ministro de Minas y Energía, Bento Albuquerque. Desde Canadá en uno de los principales eventos de minería del mundo realizado en Toronto durante marzo pasado, y ante inversores y ejecutivos de mineras de Canadá, EUA y Brasil, el funcionario anunció la nueva política la cual además abre a la industria privada las actividades de investigación relacionadas a minerales nucleares.

“En el primer caso, la apertura se haría tras un proceso de consulta a las propias poblaciones indígenas, a organizaciones que tratan del tema y “principalmente el Congreso”, refirió el ministro.

El ministro también anunció que pondrá en subasta hasta junio algunas áreas pertenecientes al Servicio Geológico Brasileño. Uranio Al presentar las líneas generales de lo que deberá ser la nueva política del gobierno para actividad minera, el ministro también habló sobre la “flexibilización de la investigación y explotación en el área nuclear” de modo que la “inversión privada pueda contribuir a desarrollar el sector”.

Actualmente, la actividad de investigación, exploración y producción de uranio está restringida a la estatal Industrias Nucleares de Brasil (INB).

“Estamos hablando de exploración para generar riqueza para todos, incluidos los pueblos indígenas, y también el bienestar de la sociedad brasileña”, añadió Alexandre de Oliveira, ministro de minas, días después del anuncio en el extranjero.

Comunidades Ka’apor: ¡No a la minería en tierras indígenas!

El anuncio oficial provocó una respuesta enérgica por parte de comunidades indígenas, quienes enfatizaron que el plan es una falta de respeto, después de que el país acabara de sufrir el desastre minero en Brumadinho, Minas Gerais, el que murieron cientos de personas en enero de este año.

La Vale do Rio Doce (responsable por el crimen en Bumanidho y Mariana en 2015), otras mineras y el gobierno anti-indígena de Bolsonaro que quiere permitir la explotación mineral en tierras indígenas son los Bandeirantes1 de hoy en día.

Nosotros, pueblo Ka’apor de las Áreas de Protección y Aldeas de la región del Alto Turiaçu, Paruá, Gurupi, aquí en el estado de Maranhão, coordinadas en el Consejo de Gestión Ka’apor y protegidas por la Guardia de Autodefensa Ka’apor estamos haciendo la gestión de nuestro territorio para nuestro buen vivir y no aceptamos ninguna reunión, consulta o proyecto de minería.

Nosotros, pueblo Ka’apor, decimos NO a la VALE DO RIO DOCE, NO al GOBIERNO ANTI- INDÍGENA DE BOLSONARO Y NO a la EXPLOTACIÓN MINERA EN TIERRAS INDÍGENAS.

Falta reglamentación

De acuerdo a la constitución de Brasil de 1988, la minería solo puede llevarse a cabo en áreas indígenas conforme a las normas aprobadas por el Congreso que aseguran que las comunidades indígenas se beneficien, y no por ningún tipo de decreto presidencial.

Sin embargo, el Congreso nunca estableció tales reglas, prohibiendo la práctica de facto.

“El Congreso puede reactivar un esfuerzo legislativo que ha existido desde la década de 1990 que establecería reglas para explotar las reservas indígenas”, ha subrayado el ministro de minas respecto al proyecto que data de 1996.

  1. Hombres descendientes de los portugueses que en la época de la colonial hacían incursiones al interior del Brasil desde la ciudad de San Pablo para secuestrar los indígenas y venderlos como esclavos, buscar minerales y otras actividades.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -
- Advertisment -

MÁS RECIENTE

Denuncian esterilizaciones masivas a mujeres migrantes detenidas en Estados Unidos

0
“Cuando conocí a todas esas mujeres que habían tenido cirugías, pensé que esto era como un campo de concentración experimental.