martes, septiembre 29, 2020
Inicio Pueblos Originarios Brasil: Indígenas Munduruku dicen estar listos para resistir a la guerra de...

Brasil: Indígenas Munduruku dicen estar listos para resistir a la guerra de despojo

-

Brasilia 2015. Foto por Santiago Navarro F

Los indígenas Munduruku del Amazonas, en Brasil, denuncian que hay políticos traidores, daydu como ellos le llaman, quienes buscan justificar la minería ilegal en su territorio cooptando indígenas para que promuevan su legalización. Pero ellos desmienten esta posición, asegurando que son, “algunos hermanos y hermanas, ciegos que por el brillo del oro, que le están haciendo el juego sucio a los daydu”, quienes públicamente asumen que el pueblo Munduruku está a favor del garimpo y de la minería.

Diversos pueblos Munduruku, en un comunicado publico, se han pronunciado señalando que ningún político los representa por no representar su forma de hacer política y por no ser parte de su forma de organización tradicional. “No pueden hablar de nuestros lugares sagrados, no puede negociar en nombre del pueblo Munduruku”, dice el comunicado refiriéndose a los políticos que tienen las intenciones de legalizar la minería ilegal en la Amazonía.

Apegados al acuerdo 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) sobre derechos y cultura indígena, los Munduruku apelan a su autonomía y a su derecho a decidir internamente sobre los proyectos contemplados en sus tierras ancestrales. En relación a la minería ilegal con certeza asumen que no lo quieren porque está dividiendo a su pueblo, pero además esta “trayendo enfermedades, contaminando nuestro pueblo con mercurio, trayendo drogas, bebidas, armas y prostitución”.

Ver también: Brasil: Mediante autodemarcación de su territorio, pueblo Munduruku expulsa taladores

Este pueblo es conocido como guerreros hormigas de fuego y anuncian que están preparados para resistir contra todos los proyectos planeados para la Amazonía. “Estamos listos para su guerra y queremos avisarles de que aquí, en nuestro territorio, en la Mundurukânia, ocupada hace siglos por nuestros ancestros, donde por todas las partes del Tapajós encontramos las huellas y las señales de Karosakaybu y Muraycoko, nadie va a entrar para explotar, destruir y transformar todo en mercancía y dinero”.

Comunicado completo

El desgobierno de Brasil no habla por el pueblo Munduruku

Bolsonaro, en su discurso en la ONU, dice que nosotros los indígenas somos “cavernícolas”. Él nos define por lo que él es. Bolsonaro no nos representa y sus palabras son vacías. Nuestros niños y niñas tienen más sabiduría que él.

Hemos reunido jefes y jefas de aldea, guerreras, guerreros, chamanes, cantores y profesores de nuestro pueblo Munduruku del Medio y Alto Río Tapajós y del bajo Río Teles-Pires. Hablamos sobre todos los ataques y amenazas a los pueblos indígenas en Brasil, a nuestros territorios y a nuestros derechos.

Traemos nuestra palabra.

Sabemos que los daydu – que es como llamamos a los políticos traidores – están haciendo leyes para acabar con el proceso de demarcación de las tierras indígenas. Quieren liberar nuestras tierras para la explotación de minerales, construcción de hidroeléctricas, hidrovías y para el proyecto de ferrocarril llamado Ferrogrão.

Quieren acabar con los pueblos indígenas, destruyendo a nuestros bosques, ríos, y lugares sagrados. Estamos en contra del garimpo* y de la minería en las tierras indígenas. El garimpo está dividiendo a nuestro pueblo, trayendo enfermedades, contaminando nuestro pueblo con mercurio, trayendo drogas, bebidas, armas y prostitución. Y la avaricia.

Todo esto nos afecta a todos los pueblos indígenas, comunidades campesinas tradicionales, como la de Montanha e Mangabal y principalmente a nuestro pueblo Munduruku que vive y protege desde hace centenares de años a los ríos y las selvas de la cuenca del Río Tapajós. No existe diálogo con quien quiere la destrucción. Nosotros no negociamos a nuestras tierras y vamos a impedirles de entrar al Tapajós a cualquiera organización que sirva a estos fines.

Algunos hermanos y hermanas, ciegos por el brillo del oro, están haciendo el juego sucio de los daydu y afirman públicamente que el pueblo Munduruku está a favor del garimpo y de la minería. Lo vamos a repetir: sus palabras están llenas de daxpim – llenas de odio y mentira.

Estos Mundurukus que están sentados en estas mesas en Brasília con ustedes están enfermos. Ellos dejaron que equipos de garimpo destruyeran nuestra tierra, no nos representan y tampoco son la mayoría.

Ningún concejal municipal representa al pueblo Munduruku, porque no hace parte de nuestra política y de nuestra organización tradicional. No puede hablar de nuestros lugares sagrados, no puede negociar en nombre del pueblo Munduruku.

Somos más de 14 mil personas y tenemos nuestro movimiento de resistencia y nuestras asociaciones. Tenemos un protocolo de consulta que tienen que respectar como ley, y tenemos derecho de veto.

Ninguna ley puede decir como debe ser la consulta de los pueblos. El Convenio 169 ya existe para decir que significa la consulta libre, previa e informada y nuestro protocolo dice cómo debe ser hecha. No nos están consultando sobre ninguna ley o proyecto que quieren hacer en la región del río Tapajós, que es nuestra casa.

Tenemos derecho a la autonomía, a tener nuestra organización y decidir sobre nuestro futuro, como ustedes escribieron en la Constitución Federal de 1988 y en el Convenio 169 de la OIT.

Estamos construyendo nuestro buen vivir con la sabiduría de las mujeres, generadoras de la vida, de nuestros chamanes, guías espirituales, de nuestros guerreros, de nuestros líderes y también de nuestros niños y niñas, y estamos listos para rasgar todas estas leyes y proyectos que reparten la muerte.

Queremos avisarles de que somos un pueblo guerrero. Aprendimos a guerrear con el grande Karodaybi en los silencios de las madrugadas, y por esto otros pueblos nos conocen como las hormigas de fuego.

Estamos listos para su guerra y queremos avisarles de que aquí, en nuestro territorio, en la Mundurukânia, ocupada hace siglos por nuestros ancestros, donde por todas las partes del Tapajós encontramos las huellas y las señales de Karosakaybu y Muraycoko, nadie va a entrar para explotar, destruir y transformar todo en mercancía y dinero. El gobierno ya tardó a cumplir las leyes que ustedes mismos escribieron y a expulsar los invasores de nuestras tierras. Denunciamos hace más de 20 años la actuación de los pariwat (no indígenas), madereros y garimpeiros y siempre actuamos solos.

Pero no vamos a parar, ni a rendirnos. Nunca perdimos la guerra y ya hemos cortado algunas cabezas de los enemigos. ¿Es posible que tengamos que volver a cortar cabezas de los enemigos? Sabemos como accionar, a partir de nuestra política y de nuestra organización tradicional.

Movimento Munduruku Ipereg Ayu
Associação das Mulheres Munduruku Wakoborun Associação Indígena Pariri (Médio Tapajós) Associação Dace (Teles-Pires)
Associação Wuyxaximã
Associação Indígena Pusuru
Associação Kurupsare
CIMAT
Sawe


*Minería de aprovechamiento inmediato, generalmente superficial y en su mayoría ilegal. Existe la posibilidad legal de regularizar el garimpo en áreas previamente determinadas, a nombre individual o a cooperativa, mediante permiso ambiental y para determinados tipos de minerales.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -
- Advertisment -

MÁS RECIENTE

¿Por qué crece el rechazo local y global a la minería...

0
No es la primera vez que las y los pobladores de la región se movilizan en contra de los intentos por explotar la selva de los Chimalapas.