martes, septiembre 29, 2020
Inicio Pueblos Originarios EZLN, del análisis del capitalismo contempero y las crisis de las rebeldías

EZLN, del análisis del capitalismo contempero y las crisis de las rebeldías

-

[interactive_banner_2 banner_image=”24274″ banner_style=”style1″ image_opacity=”1″ image_opacity_on_hover=”1″]

Por Ñaní Pinto

Fotos: Anthony Guerra


En México acontece que el remplazo de los administradores del Estado avanza según sus intereses, como ha acontecido en sexenios anteriores. Desde el mandatario hasta el nivel más bajo, se regocijan con su pedazo de poder que les ha tocado y se preparan para asumir y pagar los acuerdos con quienes han pactado. Mientras tanto, los pueblos originarios pueden, o no, entrar en la agenda, según sea el contexto político y económico. Pero el Ejercito Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) ha sido siempre tajante con su relación con los que representa este llamado Estado, es decir, el conjunto de leyes, normas, instituciones y códigos que velan por la propiedad privada, por la seguridad del capital.

En el modo en que reflexionan los Zapatistas, es desde lo geopolítico hacia lo local y a la inversa. “Nosotros empezamos por analizar qué pasa en el mundo, luego nos bajamos a qué pasa en el continente, luego nos bajamos a qué pasa en el país, luego en la región y luego en lo local. Y de ahí sacamos una iniciativa y la empezamos a subir de lo local a lo regional, a lo nacional, al continente y al mundo entero”, compartió la Comisión  del EZLN en el Encuentro de Redes de Apoyo al Consejo Indígena de Gobierno (CIG) y su Vocera, María de Jesús Patricio (Marichuy), realizado entre el 3 y 5 de agosto de este año 2018.

Para los Zapatistas es claro que el sistema dominante a nivel mundial es el capitalismo y, la forma de entenderlo, es partir de lo que experimentan cotidianamente los pueblos originarios de Latinoamérica con las llamadas fincas, donde el patrón, o el terrateniente es dueño de la mayor parte de las tierras, de la producción y de la fuerza de trabajo empleada, “ cuando no está, pues el patrón tiene su capataz que es el que cuida la finca, y de ahí ese capataz busca su mayordomo que es el que va a ir a exigir que se trabaje su tierra; y ese capataz, ordenado por el patrón, tiene que buscar a otro que le llaman el caporal, que es el que cuida alrededor de la hacienda, de su casa, pues”, así relata el Subcomandante Moisés, quien retoma las palabras y las reflexiones de los más viejos de las comunidades.

Según el Subcomandante Moisés, como resolución del análisis de los pueblos y comunidades zapatistas, lo que esta sucediendo en México y en el planeta tierra, es que “ los ricos, los capitalistas, quieren convertir en su finca lo que es el mundo”.

Con la metáfora del funcionamiento de la finca, el Sub Moisés comparte que, es lo mismo que se vive con la los capitalistas, quienes se asemejan a los finqueros, como también las instituciones, el Estado y sus representantes, quienes fungen como los capataces. Y así en esta verticalidad de poderes, los gobernadores se comportan como los mayordomos de las fincas y los presidentes municipales como los caporales. Para los zapatistas y cualquier campesino que trabaja en una finca, saben bien que no solo les roba el finquero, sino que también los capataces, los mayordomos y los caporales.

“También vemos que ese capataz, mayordomo y caporal son los que exigen a la gente.   Y ahí en la finca nos cuentan los bisabuelos que ahí hay una tienda, que le dicen tienda de raya -así nos lo contaron pues- quiere decir que la tienda es ahí donde se endeuda; entonces los explotados, explotadas que están ahí, mozos o mozas como le decimos, pues, entonces ya se acostumbraron de que ahí van a comprar su sal, su jabón, lo que necesita, o sea, no manejan dinero; tiene ahí el patrón su tienda y ahí es donde se enlistan, porque necesitan la sal, el jabón, el machete, la limadora o el hacha, entonces compran ahí, no es porque van a pagar con dinero sino con su fuerza de trabajo”, comparte el Sub Moisés.

[interactive_banner_2 banner_image=”24276″ banner_style=”style1″ image_opacity=”1″ image_opacity_on_hover=”1″]
[interactive_banner_2 banner_image=”24277″ banner_style=”style1″ image_opacity=”1″ image_opacity_on_hover=”1″]

La dependencia de la tienda de raya

 En esta metáfora usada por los zapatistas de la tienda de raya en la finca, es como el sistema crediticio del cual dependen miles de personas en el mundo, pero más que eso, del puro pensamiento de que se necesitan de los gobernantes, del mercado para poder vivir, para que nos resuelvan nuestros problemas. La tienda de raya se asemeja a la dependencia que sostiene nuestra cotidianidad. “Y comprobamos lo que dicen nuestros bisabuelos porque cuando nosotros salimos (cuando declararon la guerra) en el 94 (1994), cuando fuimos tomando las fincas para sacar a esos explotadores, encontramos a capataces y a gentes acasillados, que están acostumbrados a eso lo que les dije de tiendas de raya, entonces esa gente acasillada nos dijeron que no saben qué van a hacer, que porque ahora dónde va a encontrar su sal, su jabón, porque ya no está su patrón. Nos preguntaban a nosotros que ahora quién va a ser el nuevo patrón, porque quiere ir ahí porque no sabe qué hacer, porque dónde va a encontrar su jabón, su sal”, cuenta el zapatista.

El Sub Moisés reflexiona, con la tienda de raya, que la gran mayoría de la gente ya esta acostumbrada a la esclavitud y no sabe que hacer con su libertad. “Entonces nosotros les dijimos (a la gente liberada en 1994): ahorita estás libre, trabaja la tierra, es tuya, así como el patrón que te explotó ahora vas a trabajar, pero es para ti, para tu familia. Pero entonces se resisten diciendo de que no, de que esta tierra es del patrón. Es ahí donde comprobamos que hay gente que ya está hallada pues a la esclavitud. Y si tienen su libertad, pues no saben qué hacer, porque sólo saben obedecer”, agrega el vocero del EZLN.

Parte del análisis del cual se desprende la reflexión de la Comisión del EZLN, parte de ancianos de más de 120 años de edad, por tanto hacen énfasis de que la metáfora se comparte de más de 100 años. “Y esto que les estoy hablando es de hace 100 años, más de 100 años, porque nuestros bisabuelos -uno de ellos tiene más o menos como 125, 126 años ahorita, porque ya tiene más de un año que lo entrevistamos a ese compa- son los que nos cuentan. Entonces pensamos que todo eso lo que les pasó es lo que va a pasar con nosotros, pero ahora sí ya no sólo nomás en el campo, sino en la ciudad. Porque no es lo mismo el capitalismo de hace 100 años, 200 años, ya son diferentes su modo de explotación y no sólo nomás en el campo explota ahora sino también en la ciudad. Y su explotación cambia de modo, decimos, pero igual es explotación. Como que es la misma jaula de encierro, pero cada tanto la pintan, como que es nueva, pero es la misma”, cuenta el Sub Moisés.

[interactive_banner_2 banner_image=”24281″ banner_style=”style1″ image_opacity=”1″ image_opacity_on_hover=”1″]

De la reflexión geopolítica

 El Subcomandante Galeano, aborda un análisis a partir de la critica a la economía política, donde contrasta la automatización y producción a gran escala de las mercancías, aunque estas, no son consumidas a la velocidad en las que se producen. Expone sobre el análisis zapatista que el capitalismo esta evolucionando, intendado reproducirse sin la fuerza de trabajo humana. “Entonces lo que nosotros vemos a nivel mundial es una economía depredadora. El sistema capitalista está avanzando de forma de conquistar territorios, destruyendo lo más que pueda. Simultáneamente hay un ensalzamiento del consumo. Parece que el capitalismo ya no parece preocupado por quién va a producir las cosas, para eso están las máquinas, pero no hay máquinas que consuman mercancías”, señala Galeano.

En realidad, dice el vocero del EZLN, “este enaltecimiento del consumo, esconde una explotación brutal y un despojo sanguinario de la humanidad que no aparecen en la inmediatez de la producción moderna de mercancías”.

Para Galeano, el capitalismo actual, se sostiene a partir de la destrucción y la reconstrucción. “La máquina que, automatizada al tope y sin la participación humana, fabrica computadoras o celulares, se sostiene, no en el avance científico y tecnológico, sino en el saqueo de recursos naturales (la necesaria destrucción/despoblamiento y reconstrucción /reordenamiento de territorios) y en la inhumana esclavitud de miles de ínfimas, pequeñas y medianas células de explotación de la fuerza de trabajo humana”.

El fundamentalismo del mercado no solo ha ordenado los espacios y los territorios, sino nuestra propia cotidianidad argumenta el vocero del EZLN. “El mercado (ese gigantesco almacén de mercancías) contribuye a ese espejismo del consumo: las mercancías le aparecen al consumidor como “ajenas” al trabajo humano (es decir, a su explotación); y una de las consecuencias “prácticas” es darle al consumidor (siempre individualizado) la opción de “rebelarse” eligiendo uno u otro mercado, uno u otro consumo, o negándose a un consumo específico. ¿No se quiere consumir comida chatarra? No problema, los productos alimenticios orgánicos también están a la venta, y a un precio más elevado. ¿No consume conocidos refrescos de cola porque son dañinos a la salud? No problema, el agua embotellada es comercializada por la misma empresa. ¿No quiere consumir en las grandes cadenas de supermercados? No problema, la misma empresa le surte a la tiendita de la esquina. Y así”, señala Galeano.

Galeano expone en este análisis una de las contradicciones internas más severas del capitalismo contemporáneo, intentar producir sin la intervención de la fuerza de trabajo humana, porque esta se organiza, se rebela, hace protestas y huelgas. Pero los trabajadores y trabajadoras son quienes realizan la reproducción ampliada del capital, en la medida en que se ofertan así mismos como mercancía de fuerza de trabajo y en la medida en la que consumen mercancías para reproducirse como humanos. “Por más que el sistema apunte a “automatizarse”, la explotación de la fuerza de trabajo le es fundamental. No importa cuánto consumo mande a la periferia del proceso productivo, o cuánto extienda la cadena de producción de modo que parezca (de “simular”) que el factor humano está ausente: sin la mercancía esencial (la fuerza de trabajo) el capitalismo es imposible. Un mundo capitalista sin la explotación, donde sólo el consumo prevalece, es bueno para la ciencia ficción, las elucubraciones en las redes sociales y los sueños perezosos de los admiradores de los suicidas de la izquierda aristocrática”, agrega el vocero del EZLN.

[interactive_banner_2 banner_image=”24283″ banner_style=”style1″ image_opacity=”1″ image_opacity_on_hover=”1″]
[interactive_banner_2 banner_image=”24284″ banner_style=”style1″ image_opacity=”1″ image_opacity_on_hover=”1″]

Acumulación originaria del capital

Galeano aconseja leer la acumulación originaria del capital para entender la violencia y la guerra de conquista de los nuevos territorios. Asumiendo que en la nueva oleada expansiva del capitalismo, va detrás de los espacios que no fueron conquistados o colonizados. En su desarrollo, el sistema capitalista, dice Galeano, ““descubre” que aparecieron nuevas mercancías y esas nuevas mercancías están en el territorio de los pueblos originarios: el agua, la tierra, el aire, la biodiversidad; todo lo que todavía no está maleado está en territorio de los pueblos originarios y van sobre ello”, donde actualmente se han intensificado las guerras de ocupación y despojo.

Estas guerra y neocolonialismo dice Galeano, buscan “civilizar”, esto significa para un pueblo originario, “convertir a su población en fuerza de trabajo asalariada, es decir, con capacidad de consumo. Por eso todos los programas del Estado se plantean “la incorporación de la población marginada a la civilización”. Y, en consecuencia, los pueblos originarios no demandan respeto a sus tiempos y modos de vida, sino “ayuda” para “colocar sus productos en el mercado” y “para obtener empleo”. En resumen: la optimización de la pobreza”.

El EZLN amplia el concepto de pueblo originario hacia los pueblos que luchan por defender sus territorios, como los del Kurdistán. “Y con lo de “pueblos originarios” nos referimos no sólo a los mal llamados “indígenas”, sino a todos los pueblos que originalmente cuidaban los territorios hoy bajo las guerras de conquista, como el pueblo kurdo, y que son subsumidos, por medio de la fuerza, en los llamados Estados Nacionales”, dice el vocero del EZLN.

Las crisis y propuestas

 El Sub. Galeano argumenta que el capitalismo no esta en su fase terminal con la suma de todas las crisis, sino al contrario, estas crisis, junto a la migración, con parte de la continuidad expansiva del mercado y por tanto de la reproducción ampliada del capitalismo. “¿La crisis terminal del capitalismo? Ni de lejos. El sistema ha demostrado que es capaz de superar sus contradicciones e, incluso, funcionar con ellas y en ellas. Entonces, ante esas crisis que el mismo capitalismo provoca, que provoca migración, provoca catástrofes naturales; que se acerca al límite de sus recursos energéticos fundamentales (en este caso el petróleo y el carbón), parece que el sistema está ensayando un repliegue hacia dentro, como una antiglobalización, para poder defenderse de sí mismo y está usando a la derecha política como garante de ese repliegue”, argumenta Galeano.

Mientras el capitalismo se reorganiza, también existe una crisis dicen los Zapatistas, y que ha pasado desapercibida, “es la emergencia y proliferación de rebeldías, de núcleos humanos organizados que desafían no sólo al Poder, también a su lógica perversa e inhumana. Diversa en su identidad, es decir, en su historia, esta irrupción aparece como una anomalía del sistema. Esta crisis no cuenta para las leyes de probabilidad. Sus posibilidades de mantenerse y profundizarse son mínimas, casi imposibles. Por eso no cuentan en la cuenta de arriba”, comparte el EZLN, asegurando que falta lo que digan las mujeres que luchan y la diversidad sexual de abajo, los migrantes, los familiares de lxs desaparecidxs y asesinadxs.

En la participación de la Comisión del EZLN con las redes de apoyo, se mofaron de quedar fuera de la supuesta “4ª trasformación”, que Andrés Manuel López Obrador esta promoviendo desde que fue elegido como el próximo presidente de México. Para los zapatistas, no puede emanar un cambio profundo desde estos espacios, y el “ser zapatistas es marchar a contracorriente”, dicen. Por tanto, sin anular las diferencias, y sin importar las geografías, fronteras y banderas, buscan potenciar a nivel internacional las resistencias, haciendo más grande el Consejo Indígena de Gobierno, conformado en 2017.

“Nosotros pensamos que debemos seguir del lado de los pueblos originarios. Tal vez algunas redes (de apoyo) piensan que estamos apoyando a los pueblos originarios, van a ver que con el tiempo que va a ser al revés, nos van apoyar con sus experiencias y sus formas organizativas, o sea vamos aprender, porque si hay alguien experto en tormentas, son los pueblos originarios. Pero pensamos que no basta (…) tenemos que hacer más grande el Concejo, que debería ser internacional. Lo que estamos proponiendo es que el Consejo no solo sea indígena, sino que también deje de ser nacional”, dijo la Comisión del EZLN.

Por lo tanto el EZLN proponen que se lleve a consulta para las redes, colectivos y organizaciones:

1º.- Refrendar nuestro apoyo al Congreso Nacional Indígena y al Concejo Indígena de Gobierno.

2º.- Crear y mantener canales de comunicación abiertos y transparentes entre quienes nos conocimos en el andar del Concejo Indígena de Gobierno y su vocera.

3º.- Iniciar o continuar el análisis-valoración de la realidad en que nos movemos, haciendo y compartiendo dichos análisis y valoraciones, así como las propuestas de acción coordinadas que se deriven.

4º.- Proponemos el desdoblamiento de las Redes de Apoyo al CIG para, sin dejar el apoyo a los originarios, abrir ya el corazón a las rebeldías y resistencias que emergen y perseveran en donde cada quien se mueve, en el campo y la ciudad, sin importar las fronteras.

5º.- Iniciar o continuar la lucha que apunte a engrandecer las demandas y el carácter del Concejo Indígena de Gobierno, de modo que vaya más allá de los pueblos originarios e incorpore a trabajadores del campo y de la ciudad, y a l@s desechables que tienen historia y lucha propias, es decir, identidad.

6º.- Iniciar o continuar el análisis y discusión que apunte al nacimiento de una Coordinación o Federación de Redes, que evite el mando centralizado y vertical, y que no escatime el apoyo solidario y la hermandad entre quienes la forman.

7º y último.- Celebrar una reunión internacional de redes, como quiera que se llamen -nosotros proponemos que ahora nos llamemos Red de Resistencia y Rebeldía… y cada quien su nombre- en diciembre de este año, después de conocer y analizar y evaluar lo que decidan y propongan el Congreso Nacional Indígena y su Concejo Indígena de Gobierno (en su reunión de Octubre de este año), y también para conocer los resultados de la consulta a la que se llama en esta reunión -en la que estamos ahorita-.  Para esto ofrecemos, si les parece, espacio en alguno de los Caracoles Zapatistas.

“Nuestro llamado pues, no es sólo a los originarios, es a todoas, a todas y a todos quienes se rebelan y resisten en todos los rincones del mundo.  A quienes desafían los esquemas, las reglas, las leyes, los preceptos, los números y los porcentajes”, señala la Comisión del EZLN.

El EZLN ofreció a las Redes de Apoyo alguno de los caracoles zapatistas para realizar el encuentro en diciembre del 2018.



 

Leer la Participación de la Comisión Sexta del EZLN en el Encuentro de Redes de Apoyo al CIG y su Vocera

2 COMENTARIOS

  1. El análisis sobre los objetivos capitalistas es atinado. Ahora ya no se quiere mano de obra para producir pues la automatización, la globalización y el lucro buscan eliminarla. Mientras tanto se desplazan comunidades para la sobre-explotaciôn de los recursos naturales, el medio ambiente y perturbar la paz. Un movimiento a nivel internacional sería muy interesante.

  2. Creo que los mestizos, que apoyan a los originarios, deberían de hacer una seria autocrítica porque después, sobre todo de que han hecho, porque en Sonora después de décadas hay un solo grupito activo en Guaymas y una grupo en facebook.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -
- Advertisment -

MÁS RECIENTE

¿Por qué crece el rechazo local y global a la minería...

0
No es la primera vez que las y los pobladores de la región se movilizan en contra de los intentos por explotar la selva de los Chimalapas.