lunes, enero 18, 2021
Inicio Terrorismo de Estado Rojava: una revolución en riesgo

Rojava: una revolución en riesgo

-

La revolución en Rojava, fundada en los principios del anticapitalismo, la autodeterminación kurda y la liberación de la mujer, corre el riesgo de ser aniquilada. Y la administración de Donal Trump puede simplemente darle la espalda.

En el noreste de Siria, las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS) -lideradas por los kurdos- están encabezando una campaña militar final contra el Estado Islámico, intentando derrotar a la organización de una vez por todas. Su esfuerzo es parte de la Operación Roundup, una misión militar respaldada por los Estados Unidos.

Según los funcionarios estadounidenses, las FDS han limpiado las áreas de Baghuz y Dashisha, en el este de Siria, y ahora están llevando a cabo un empujón final en el Valle Medio del río Éufrates. “La victoria de las Fuerzas Democráticas Sirias -anunció el coronel estadounidense Sean Ryan en una conferencia de prensa el 18 de septiembre- significará que ISIS ya no tiene territorio”.

Los combatientes kurdos-sirios que forman el núcleo de las FDS son bien conocidos en la izquierda internacional. En los últimos años, han liderado una notable revolución social en Rojava, la parte norte de Siria, donde buscan establecer un territorio autónomo y anticapitalista que asegure la autodeterminación kurda mientras derrocan las jerarquías basadas en el género.

Los objetivos revolucionarios de los kurdos-sirios los hacen socios poco probables para los Estados Unidos. Aunque los funcionarios de los Estados Unidos han elogiado en repetidas ocasiones a las FDS como el mejor combatiente anti-ISIS en Siria, Washington no ha ocultado su oposición a la revolución en Rojava.

A principios de este año, los funcionarios estadounidenses le dieron a Turquía la luz verde para invadir y conquistar a Afrin, uno de los tres cantones de Rojava. Más recientemente, los Estados Unidos han estado presionando a los líderes militares kurdos para que abandonen Manbij, un área que las FDS liberó del Estado Islámico en 2016.

No está claro qué piensa el presidente Trump sobre todo esto. Recientemente elogió a los kurdos como “grandes luchadores” y “grandes personas”, pero previamente expresó poca preocupación por su destino. Los valores que personifica Trump (capitalismo estadounidense, gobierno plutocrático, reacción anti-feminista) están muy en desacuerdo con los de la revolución de Rojava.

Sin embargo, varios funcionarios de la administración de alto nivel han insistido en que Estados Unidos continuará apoyando a las FDS. “No dejaremos de lado a esa organización -prometió el secretario de Defensa James Mattis en junio-. Esto es crítico… Derrotar al califato de ISIS ahora y prevenir el aumento de ISIS 2.0”.

Durante una audiencia en el Congreso el mismo mes, el senador de Maryland, Chris Van Hollen. le pidió al Secretario de Estado Mike Pompeo que se comprometiera “a no ser intimidado por Turquía ni por el presidente (Recep Tayyip) Erdoğan a arrojar a los kurdos-sirios debajo del autobús”. Pompeo respondió que “no hay ninguna intención de la administración” sobre esto. Y luego, el mes pasado, la administración de Trump revirtió la decisión anterior del presidente de retirar las fuerzas estadounidenses de Siria.

Mientras Trump continúa oscilando, dejando a muchos observadores preguntándose qué hará a continuación, los combatientes kurdos-sirios siguen decididos no solo a liberar las áreas de la región que aún están en manos de ISIS, sino también a lograr su revolución social en Rojava.

Las maquinaciones de los diversos poderes activos en la región determinarán en gran medida si los kurdos-sirios tendrán la oportunidad. El presidente Bashar Al Assad prometió volver a tomar Rojava. El presidente turco ha amenazado repetidamente con aniquilar el experimento radical de los kurdos. Y el apoyo estadounidense ha sido contingente en el mejor de los casos, siempre subordinado a las mayores preocupaciones del imperio estadounidense.

Triunfos y reveses

La experiencia de Afrin y Manbij ha confirmado los peores temores de los kurdos-sirios sobre la sinceridad de la administración Trump.

En enero, las tropas turcas, con la aprobación de los Estados Unidos, invadieron Afrin. Golpearon el cantón hasta marzo, causando devastación y un éxodo masivo. Cerca de quinientos civiles y más de ochocientos combatientes kurdos murieron durante la ofensiva turca. Más de 100 mil residentes huyeron del área, y para fines de mayo, más de 134.000 personas permanecían desplazadas. Los que aún se encuentran en Afrin sufren privaciones materiales y un creciente crimen violento bajo el nuevo liderazgo respaldado por Turquía.

Los kurdos-sirios también enfrentan un gran desafío en la cercana Manbij. Después de que Erdoğan amenazó con extender su invasión de Afrin a Manbij, los funcionarios estadounidenses y turcos hicieron un acuerdo que exige que los combatientes kurdos-sirios se retiren del área. En lugar de acudir en defensa de los kurdos-sirios, los funcionarios estadounidenses optaron por el apaciguamiento. Las fuerzas militares de Estados Unidos y Turquía están preparadas para comenzar patrullas conjuntas de la zona.

El acuerdo es un revés importante para la revolución en Rojava. Desde la expulsión del Estado Islámico de Manbij, los kurdos-sirios han supervisado una transformación tan sorprendente que incluso los funcionarios estadounidenses la han elogiado. Después de visitar Manbij en julio, el funcionario del Departamento de Defensa, John Rood, se maravilló de cómo había caminado con libertad y seguridad a través de los vecindarios que anteriormente estaban bajo el control de ISIS. “Fue realmente extraordinario verlo”, dijo Rood.

La senadora de New Hampshire, Jeanne Shaheen, quien tuvo una experiencia similar durante su reciente viaje a la región, informó a Pompeo que estaba “muy impresionada con el trabajo de las Fuerzas Democráticas de Siria”.

Toda la zona, dijo, se ha “estabilizada”.

Motivaciones de los Estados Unidos

Aunque la administración Trump ha estado dispuesta a repartir los logros de los kurdos-sirios tanto en Afrin como en Manbij, ha continuado encontrando beneficioso preservar algunos elementos de su asociación con las FDS.

Juntos, las FDS y el ejército estadounidense controlan la parte noreste de Siria, incluidos los campos petroleros más grandes del país. Alrededor de 2000 soldados estadounidenses están posicionadas en bases militares en toda la zona.

Por lo general, los funcionarios de los Estados Unidos dicen que necesitan mantener su presencia militar para garantizar que el Estado Islámico sea derrotado. “Nos quedamos en Siria -anunció en agosto el funcionario del Departamento de Estado, Brett McGurk-. El enfoque es la derrota duradera de ISIS”. Un mes más tarde, el funcionario del Departamento de Estado James Jeffrey proporcionó una confirmación adicional, diciendo que “no tenemos prisa” para salir de Siria.

Los funcionarios estadounidenses se están aprovechando de la situación para perseguir otros objetivos también. Para empezar, están utilizando la presencia militar de Estados Unidos para mantener la presión sobre el presidente sirio Bashar Al Assad, lo que dificulta que los gobiernos iraní y ruso lo apoyen.

Varios antiguos y actuales funcionarios estadounidenses argumentan que es más probable que alcancen su objetivo en Siria, el cambio de régimen, si pueden separar a los rusos de Al Assad. Los rusos son “el dedo en el dique de Al Assad -comentó recientemente el ex funcionario estadounidense Antony Blinken-. Si se retiran, entonces es probable que se vaya”.

En agosto, el general estadounidense Joseph Votel, comandante del Comando Central de los Estados Unidos (CENTCOM), dijo que la participación de Estados Unidos en Siria tiene mucho que ver con los rusos. “Es un aspecto de la competencia de gran potencia que se desarrolla aquí en el área de responsabilidad de CENTCOM”, dijo Votel

Numerosos funcionarios de la administración Trump también han señalado a Irán como la razón principal de su continua participación en Siria.

En junio, el funcionario del Departamento de Estado, David Satterfield, dijo al Congreso que las fuerzas militares estadounidenses no se irían de Siria a menos que las fuerzas iraníes salieran primero del país. “Cualquier decisión sobre la presencia militar de Estados Unidos en cualquier lugar de Siria es una decisión presidencial y depende absolutamente de la salida de Irán de Siria”, dijo Satterfield.

Un mes después, Pompeo transmitió un mensaje similar al Congreso, explicando que el presidente Trump ahora toma todas sus decisiones sobre Siria al considerar principalmente el papel de Irán en ese país. Teherán ha sido “un punto central en el que nos hemos centrado con respecto a la política de Estados Unidos en Siria- afirmó Pompeo- Estoy seguro de que así seguirá siendo”.

El continuo apoyo de los Estados Unidos a las FDS es, por lo tanto, temporal en el mejor de los casos. Si los funcionarios de los Estados Unidos pueden encontrar otras formas de alcanzar sus objetivos, indudablemente se liberarán a los kurdos. Después de todo, los funcionarios estadounidenses consideran en gran medida a las FDS como “nuestros representantes” que están “trabajando para nosotros y cumpliendo nuestras órdenes”, como lo dijo el general Raymond Thomas, comandante del Comando de Operaciones Especiales de Estados Unidos.

La gran pregunta

Aunque el gobierno de Trump parece haber decidido mantener por ahora las fuerzas estadounidenses en Siria, queda una gran pregunta: ¿continuará trabajando con los kurdos-sirios?

Durante meses, varios funcionarios estadounidenses actuales y anteriores han argumentado que ha llegado el momento de romper los lazos con los kurdos y volver a centrarse en la relación con Turquía, un aliado de la OTAN. Dado que las relaciones entre Estados Unidos y Turquía han fracasado considerablemente en los últimos años, especialmente después de que los funcionarios turcos acusaron a los Estados Unidos de estar involucrados en el intento de golpe de estado de julio de 2016 contra el presidente Erdoğan, a la administración de Trump le puede resultar difícil revivir la alianza. En agosto, el gobierno de Trump impuso sanciones y aumentó los aranceles a Turquía, lo que agravó la crisis económica del país.

Al mismo tiempo, el deterioro de la relación no ha impedido que los dos países trabajen juntos militarmente. Los gobiernos de Estados Unidos y Turquía están trabajando conjuntamente para evitar una incursión siria en la provincia de Idlib, donde al menos tres millones de civiles y treinta mil militantes anti-Assad están acorralados. “Turquía nos ha ayudado mucho con toda esta situación”, dijo recientemente el presidente Trump .

Cuando el Departamento de Estado anunció recientemente el nombramiento del ex diplomático estadounidense James Jeffrey como representante especial para el compromiso con Siria, envió una fuerte señal de que Estados Unidos tiene la intención de trabajar más estrechamente con el gobierno turco sobre la situación en Siria. Durante el año pasado, Jeffrey ha estado pidiendo relaciones más cálidas con los turcos, diciéndole al Congreso en diciembre pasado que los lazos turco-estadounidenses son “cruciales para nosotros” e imploró a sus colegas que “no interrumpan esta relación”.

Jeffrey también indicó que la asociación de los Estados Unidos con los kurdos-sirios hacía más difícil lograr un acercamiento con Turquía. Señaló que los funcionarios turcos ven la revolución en Rojava como un proyecto del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), una organización militante de liberación kurda contra la cual el gobierno turco ha estado luchando durante décadas. Ha habido “muchas quejas” por parte de los turcos, dijo.

Dada la situación, los kurdos-sirios se enfrentan a una gran incertidumbre sobre su destino, por no mencionar las numerosas amenazas a su propia existencia. Aunque los funcionarios estadounidenses los están apoyando por ahora, queda por verse si la presión continua de Turquía u otros factores geopolíticos pueden conducir a un cambio en la política de los Estados Unidos.

Sin embargo, si los Estados Unidos da la espalda a los kurdos, no solo sacrificará a los héroes de la guerra contra el Estado islámico en Siria, sino que también arriesgará la revolución en Rojava, el experimento democrático más prometedor en Oriente Medio.

FUENTE: Edward Hunt / Jacobin / Traducción y edición: Kurdistán América Latina

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -
- Advertisment -

MÁS RECIENTE

Emergencia por pandemia es utilizada en Guatemala para realizar desalojos ilegales

0
Los desalojos ilegales en Guatemala, así como los ataques contra defensores de derechos humanos aumentaron en el contexto de la pandemia por Covid-19