martes, septiembre 22, 2020
Inicio Protestas Imágenes previas a la represión del 19 de junio de 2016 en...

Imágenes previas a la represión del 19 de junio de 2016 en Oaxaca

-

Una especie de rabia y de incertidumbre retorcía las tripas, cómo si la muerte se asomara por detrás de cada mirada cruzada.  La tensión se mezclaba entre carcajadas y la seriedad que implicaba preparase para una gran represión. Había pues, un tenue recuerdo de las protestas que se habían vivido una década atrás, en el año de 2006, la primera gran resistencia del siglo XXI, cuando se paralizó todo Oaxaca.

Pero esta vez no se sabía de dónde vendría el golpe ni la intensidad.

Era el 19 de junio y rondaban las nueve de la mañana en el lugar conocido como Hacienda Blanca, dónde se desarrollaría el segundo frente de una gran batalla desigual. Las personas que mantenían contacto con las protestas en Nochixtlán, recibían la información de que ya habían matado a una persona, después a otra más y a otra, hasta que se perdió el contacto por un momento. 

VER TAMBIÉN, Fotoreportaje: Yalid Jiménez, un caso de los 10 asesinatos en Nochixtlán, Oaxaca

Después, la información fue que habían varios muertos. Días después se confirmó que fueron asesinadas por lo menos ocho personas. Pero en ese día, en Hacienda Blanca, cientos de camiones de trasporte de mercancías fueron retenidos, algunos trasportaban vehículos de último modelo, así como camiones cisterna que trasportaban combustible. Algunos de estos vehículos fue utilizados como barricada. También utilizaron otros automóviles de la policía infiltrada; llantas, piedras y hasta tanques de gas.

El último aviso fue que cientos de policías federales y estatales se dirigían hacia la ciudad de Oaxaca. El primer frente sería Hacienda Blanca. Eran las cuatro o cinco de la tarde cuando el primer helicóptero de la Policía Federal sobrevoló las barricadas: Era la señal de que se aproximaban.

Momentos más tarde comenzó la trifulca, pero, justo cómo se había avisado, los policías estaban usando armas de fuego. Primero dispararon gas lacrimógeno desde tierra y desde los helicópteros para dispersar a los manifestantes. Después comenzaron a usar armas de fuego. A pesar de ello, los manifestantes opusieron resistencia hasta las ocho o nueve de la noche.

En Viguera, un reportero de Avispa Midia presenció los momentos en que un policía disparo directo hacia el joven Azarel Galán Mendoza de apenas 18 años, momentos después había muerto. El policía que lo mató, Ismael Mendoza Díaz, quedó exonerado de cargos y quedó en libertad.

También te puede interesar: Documental, Oaxaca ingobernable https://youtu.be/FKlAvgO6EPM

  Y Nochixtlán, Tierra de gente valiente

Una especie de rabia y de incertidumbre retorcía las tripas, cómo si la muerte se asomara por detrás de cada mirada cruzada.  La tensión se mezclaba entre carcajadas y la seriedad que implicaba preparase para una gran represión. Había pues, un tenue recuerdo de las protestas que se habían vivido una década atrás, en el año de 2006, la primera gran resistencia del siglo XXI, cuando se paralizó todo Oaxaca.

Pero esta vez no se sabía de dónde vendría el golpe ni la intensidad.

Era el 19 de junio y rondaban las nueve de la mañana en el lugar conocido como Hacienda Blanca, dónde se desarrollaría el segundo frente de una gran batalla desigual. Las personas que mantenían contacto con las protestas en Nochixtlán, recibían la información de que ya habían matado a una persona, después a otra más y a otra, hasta que se perdió el contacto por un momento. 

VER TAMBIÉN, Fotoreportaje: Yalid Jiménez, un caso de los 10 asesinatos en Nochixtlán, Oaxaca

Después, la información fue que habían varios muertos. Días después se confirmó que fueron asesinadas por lo menos ocho personas. Pero en ese día, en Hacienda Blanca, cientos de camiones de trasporte de mercancías fueron retenidos, algunos trasportaban vehículos de último modelo, así como camiones cisterna que trasportaban combustible. Algunos de estos vehículos fue utilizados como barricada. También utilizaron otros automóviles de la policía infiltrada; llantas, piedras y hasta tanques de gas.

El último aviso fue que cientos de policías federales y estatales se dirigían hacia la ciudad de Oaxaca. El primer frente sería Hacienda Blanca. Eran las cuatro o cinco de la tarde cuando el primer helicóptero de la Policía Federal sobrevoló las barricadas: Era la señal de que se aproximaban.

Momentos más tarde comenzó la trifulca, pero, justo cómo se había avisado, los policías estaban usando armas de fuego. Primero dispararon gas lacrimógeno desde tierra y desde los helicópteros para dispersar a los manifestantes. Después comenzaron a usar armas de fuego. A pesar de ello, los manifestantes opusieron resistencia hasta las ocho o nueve de la noche.

En Viguera, un reportero de Avispa Midia presenció los momentos en que un policía disparo directo hacia el joven Azarel Galán Mendoza de apenas 18 años, momentos después había muerto. El policía que lo mató, Ismael Mendoza Díaz, quedó exonerado de cargos y quedó en libertad.

También te puede interesar: Documental, Oaxaca ingobernable https://youtu.be/FKlAvgO6EPM

  Y Nochixtlán, Tierra de gente valiente

https://youtu.be/V4kyHvbf2H

La memoria en la gente, por las represiones pasadas en esta ciudad, despertó. Las personas que iban a su trabajo o hasta campesinos daban consejos de protegerse. Aquí en este estado de la republica mexicana, el 2º más pobre del país, han aprendido a resistir de diversas formas contra aquello que les afecta. En ese momento fue una Reforma Educativa-laboral, que busca llevar a la privatización la educación.

Para saber más visita: Terrorismo de Estado y educación, el nuevo sector especulativo en la Bolsa de Valores

El operativo conjunto de la policía estatal y federal fue enviado para tomar el control de la ciudad y de los puntos donde se habían levantado las barricadas. Aunque la policía no solo accionó con gas lacrimógeno, sino que también con sus armas de fuego. Durante más de 4 horas, magisterio, familias solidarias y habitantes de esta zona intentaron contener el desalojo, no obstante, la fuerza y la violencia de la policía federal causó daños irreparables: 8 muertes y heridos; temor y rabia. A pesar de esta situación, la policía tuvo que replegarse e intentar a toda costa despejar las vías de comunicación para avanzar a la ciudad de Oaxaca, aun así, no pudierón tomar el control.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -
- Advertisment -

MÁS RECIENTE

Pueblo Zoque hace frente a exploración y explotación minera en los...

1
“algo importante es que no estamos pidiendo consulta, estamos dando nuestra posición respecto a ese intento de exploración minera"